Puertas blindadas, levantar una tapia, vigilantes, cámaras... ¿qué puedes hacer para evitar que okupen tu vivienda?

Una de las puertas blindadas que utilizan los organismos públicos madrileños de vivienda.
Una de las puertas blindadas que utilizan los organismos públicos madrileños de vivienda.
JORGE PARÍS

En España, se calcula que existen unas 100.000 viviendas que han sido okupadas de forma ilegal. Aunque la problemática afecta a todo el país, las grandes ciudades como Madrid o Barcelona son las que acumulan un mayor número de pisos okupados. La crisis económica de 2008 fue el detonante de un fenómeno que se extendió tan rápido como la pólvora incentivado por los miles de pisos que iban quedando vacíos producto de desahucios hipotecarios y promociones abandonadas por la quiebra de sus promotores, entre otros. 

Desde el verano de 2018, los propietarios tiene un nuevo aliado enla nueva ley de desahucio exprés. La norma estatal permite ahora a las personas cuyas viviendas han sido habitadas sin autorización acudir a un juicio civil de desahucio para poder recuperar su propiedad en un periodo de tiempo de entre 20 y 30 días y con menos costes. Pero como "más vale prevenir que curar", los dueños de inmuebles pueden adoptar medidas con anterioridad que eviten la okupación de sus propiedades. Estas son algunas de las acciones más habituales que tanto particulares como empresas (fondos de inversión o inmobiliarias) o administraciones públicas (Gobierno, CC AA y ayuntamientos) ejecutan para prevenir una okupación: 

Puertas blindadas

Es una opción muy extendida porque este tipo de puertas especiales, además de comprar, se pueden alquilar por un tiempo determinado. Este producto está fabricado materiales metálicos muy resistentes y cuentan con diferentes sistemas de seguridad que hacen casi imposible su apertura si no tienes la llave. Las puertas se instalan delante de las originales y no son recomendables para que el propietario resida en la vivienda porque no tienen ni mirilla, ni pomo y se abren hacia fuera. Normalmente se utilizan para evitar la okupación durante un tiempo determinado. Las administraciones públicas, como la Comunidad de Madrid, las suelen colocar mientras realizan obras en los pisos públicos. Su precio ronda los 1.000 euros y el alquiler está en torno a los tres euros al día. 

Tapiar puertas y ventanas

Si vas caminando por una calle de tu ciudad y ves un piso que tiene ventanas y balcones tapiados con ladrillos no lo dudes: ahí hubo una casa okupa y el propietario quiere evitar a toda costa que se repita el guión. Este sistema, tan efectivo como laborioso de revertir, es la mejor opción si se trata de un inmueble con acceso directo desde la calle (un bajo con ventanas, por ejemplo) que va a estar una largo tiempo inactivo. En España, abundan las tapias en el casco antiguo de Vallecas, en Madrid, o en el Raval, en Barcelona,

Imagen de archivo de un inmueble de Vallecas tapiado para evitar ocupaciones.
Imagen de archivo de un inmueble de Vallecas tapiado para evitar ocupaciones.
Jorge París

Sistema de vigilancia y alarmas

Muchos propietarios optan por instalar un sistema de alarma que comience a sonar cuando detecte el acceso de algún intruso y avise a la policía. Este servicio se complementa en ocasiones con cámaras de videovigilancia que permiten controlar en todo momento los movimientos que se realicen tanto en la entrada de la casa como en su interior. La pega de esta opción es que si no actúas con rapidez cuando detectas al intruso y se consuma la okupación ya tendrás que acudir a la vía legal del desahucio exprés. 

Seguridad privada

Esta alternativa es más común en el caso de las empresas, normalmente fondos de inversión, bancos o inmobiliarias, que adquieren bloques de pisos por compra o embargo o los comercializan tras su construcción. La presencia de personas vigilando las 24 horas suele disuadir de sus intenciones a las personas que intentar okupar. 

Vaciar el buzón, no bajar persianas...

En el caso de que la vivienda vaya a estar desocupada por largos periodos de tiempo, intentar pedir a alguien que se haga cargo de vaciar el buzón, para evitar que las cartas delaten que no hay nadie en casa, y cerrar bien las ventanas, aunque no bajar nunca las persianas por completo. Sería conveniente tener luz en algún sitio visible desde fuera de la vivienda para dar la sensación de que hay gente. Hay sistemas de luces que puede programarse para encenderse y apagarse en un horario determinado. 

Quitar los carteles de alquiler o venta

Si tu vivienda está sin uso porque estás a la espera de alquilarla o venderla retira los carteles porque es un reclamo para los colectivos que okupan inmuebles. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento