Pineda, presidente de Ausbanc, niega que pidiera tres millones para retirar la acusación a la infanta Cristina

El letrado y presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Financieros (Ausbanc), Luis Pineda.
El letrado y presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Financieros, Luis Pineda.
ARCHIVO

El presidente de la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc), Luis Pineda, ha negado en el juicio que pidiera tres millones de euros a cambio de que el sindicato Manos Limpias retirara la acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos.

También ha negado que exigiera un millón de euros a Unicaja para que Manos Limpias pidiera en 2016 el archivo del procedimiento seguido en el marco de caso ERE contra el entonces presidente de esta caja andaluza, Braulio Medel.

La Audiencia Nacional ha reanudado este viernes el juicio en el que el fiscal pide 118 años y cinco meses de prisión para Pineda, 21 años y once meses para su esposa, casi 25 años para el secretario general de Manos Limpias, Miguel Bernad, cerca de 12 para la abogada de este sindicato Virginia López Negrete y de 16 a 66 para seis empleados de Ausbanc.

"No tengo nada que ver, mi conocimiento del caso Nóos era lo que publicaba la prensa"

En esta causa se juzga una supuesta trama para extorsionar a bancos, cajas de ahorro y empresas exigiéndolas cantidades dinerarias importantes a cambio de retirar acusaciones en causas judiciales y de no publicar informaciones desfavorables.

Entre otras actuaciones se les atribuye el intento de negociar la retirada de la acusación contra la infanta Cristina en el caso Nóos, en el que estaba personado Manos Limpias, a cambio de un acuerdo de entre dos y tres millones de euros presionando al entorno de su defensa y a la Fundación La Caixa -donde ella trabajaba-.

En relación a la supuesta extorsión al entorno de la infanta Pineda ha asegurado: "No tengo nada que ver, mi conocimiento del caso Nóos era lo que publicaba la prensa y se decía lo contrario, que al parecer le estaban ofreciendo algo a Manos Limpias y que el sindicato no lo aceptaba".

Un exmagistrado le dijo que su posición le podía costar la vida

Pineda ha recordado que en febrero de 2016, cuando ya había comenzado el juicio del caso Nóos en Palma de Mallorca, le vio muy preocupado a Bernad, quien le comentó que estaba recibiendo amenazas y que un exmagistrado le dijo que su posición le podía costar la vida y que además pensaba que al final la acusación a la infanta podía perjudicar a España y beneficiar a los partidos izquierdistas.

Ha añadido que él le dio un consejo Bernad en la esfera privada para que reconsiderara la acusación contra la infanta si así lo consideraba.

Pineda ha señalado que Bernad le dijo que había hablado con el presidente de la Fundación bancaria La Caixa, Isidró Fainé, quien le había indicado que la infanta Cristina lo estaba pasando muy mal y que en la entidad estaban muy preocupados porque era una empleada suya y la hija del rey.

Según recuerda el fiscal en sus conclusiones provisionales Manos Limpias estaba personado como acusación popular en el caso Nóos, que se seguía contra la infanta Cristina y contra su esposo, Iñaki Urdangarin, entre otros.

Conversaciones con Jaume Giró

El fiscal relata que en el mes de octubre de 2015 Miguel Bernad se puso en contacto con Jaume Giró, que era director y responsable de Reputación de la Fundación La Caixa, donde trabajaba la infanta Cristina.

Añade que tuvieron una entrevista el 7 de octubre de 2015 en la Fundación bancaria La Caixa en Barcelona a la que Bernad acudió con el "supuesto propietario" de una empresa de seguridad que dijo que se encontraba en grave situación financiera.

Según el fiscal, Bernad propuso a Giró que ayudara económicamente a dicha empresa con la cantidad de dos millones de euros y que a cambio de ello retiraría la acusación contra la infanta pero el directivo de la Fundación La Caixa no atendió este requerimiento.

La Fiscalía agrega que Pineda llamó el 29 de febrero de 2016 a Giró para retomar la propuesta y le insistió en la necesidad de tomar una decisión inminente a cambio de interceder para que Manos Limpias retirara la acusación contra la infanta Cristina.

Contacto con Gonzalo Barettino

Por otra parte, según el fiscal, el 14 de marzo de 2016 Pineda se puso en contacto telefónico con Gonzalo Barettino, que era subdirector general de la Asesoría Jurídica del Banco Sabadell, "para negociar el asunto relacionado con el archivo de la causa contra la infanta Cristina" y le planteó la posibilidad de tener una entrevista con Miquel Roca, abogado de la misma en el caso Nóos.

Añade que al día siguiente en una reunión en Madrid Pineda manifestó a Barettino que se estaban planteando cambiar su posición en el caso Nóos respecto a la infanta "pero que habían tenido muchos gastos procesales que podrían haber llegado hasta los tres millones de euros", ante lo que el directivo del Banco Sabadell manifestó que no quería seguir hablando del tema pero que lo trasladaría.

Al ser informado por Gonzalo Barettino del contenido de la reunión Miquel Roca manifestó que no tuviera más contactos con Luis Pineda, concluye el fiscal al respecto.

Pineda ha asegurado que sus contactos con los directivos de estas entidades bancarias no fueron para abordar el caso Nóos y que eran ellos los que le pedían ayuda porque él tenía relación con Manos Limpias, y ha recalcado: "Nunca he pedido dinero por una actuación procesal de este tipo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento