Sánchez da la batalla retórica al independentismo negándose a hablar de “mesa de diálogo”

Pedro Sánchez comparece tras su reunión con Quim Torra.
Pedro Sánchez comparece tras su reunión con Quim Torra en la sede de la Generalitat.
EFE

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha regresado este viernes a Madrid después de pasar dos días en Barcelona, donde ha tenido reuniones con empresarios, políticos y, la más importante, con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, con quien este jueves acordó que este mismo mes dará inicio el diálogo entre gobiernos mediante la constitución de la Mesa de diálogo que, sin embargo, el presidente se resiste a llamar así. En su lugar, insiste en denominarla “comisión bilateral”, el nombre con el que se conoce otro órgano, ya existente antes del acuerdo entre el PSOE y ERC, y que figura también en el Estatut.

El presidente “es dueño de su lenguaje y de sus conceptos”, dicen en el equipo, donde restan relevancia a un hecho al que, dicen, “no hay que buscar mucha más significación”. “Cada actor político escribe su propio diccionario de conceptos”, añaden estas fuentes.

Así lo hace Sánchez también, por ejemplo, con el último concepto acuñado de cara a su diálogo con el independentismo. En su discurso de investidura habló de la necesidad de "reencontrarse" que tienen el Gobierno central y el catalán y el jueves se presentó a la reunión con Torra con una "Agenda para el Reencuentro", 44 puntos de índole política, económica y social que Sánchez quiere tratar en el diálogo que se abre ahora, a pesar de la reticencia de JxCAT y ERC.

Sin embargo, no deja de llamar la atención la resistencia de Sánchez a hablar de “Mesa de diálogo”. Lo hizo en su comparecencia este jueves tras la reunión con Torra y lo ha repetido este viernes, tras verse con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Cuando llega el momento de referirse a la “mesa de diálogo, negociación y acuerdo entre Gobiernos” cuya creación quedó plasmada, con esa denominación, en el acuerdo entre el PSOE y ERC, Sánchez habla de “comisión bilateral”, un órgano entre gobiernos ya existente en el Estatut. Todo es aún más llamativo en momentos como el de jueves, cuando Sánchez anunció que la “comisión bilateral” entre gobiernos se reunirá por primera vez en febrero, y que también lo hará la otra comisión bilateral, la que contempla el Estatut, y que presidirá la ministra de Política Territorial, Carolina Dacis.

No se trata de que no dé importancia al hecho de iniciar el diálogo político para buscar una solución a la crisis catalana. Al anunciar su constitución en febrero, Sánchez dijo sentir que “hoy es un día muy importante para Cataluña y para el conjunto de los españoles porque empieza un proceso que supera en relevancia a quienes lo hemos iniciado”. Con el inicio de este diálogo político, Sánchez quiere terminar con a última década de desencuentro político y social en Cataluña que ha dejado, dijo, “un balance lamentable”.

Sin "Constitución"

Sin embargo y a pesar de dar tanta importancia al diálogo político en la “Mesa”, Sánchez se niega a darle ese nombre a foro en el que a partir de las “próximas semanas” se sentarán miembros de su Gobierno y del Govern, en lo que parece ser una batalla dialéctica con los independentistas, sin más trasfondo que las formas.

Así lo apuntan otras fuentes cercanas al Gobierno, que recuerdan que, a la inversa, JxCAT y ERC no han consentido hasta ahora que la palabra “Constitución” quede plasmada en ningún documento acordado con el PSOE o con el Gobierno. Por ejemplo, en el pacto de cara a al investidura que alcanzaron PSOE y ERC a principios de enero, las partes se comprometen a actuar “sin más límites que el respeto a los instrumentos y a los principios que rigen el ordenamiento jurídico democrático”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento