Sanidad sacrifica 500 palomas para evitar plagas y molestias

El Ayuntamiento limita el censo a 1.500 por higiene y envía algunas como cebo para halcones. Este año ha multado a cinco personas por alimentarlas.
Técnicos municipales atrapan palomas con redes, ayer en el Portal de Elche.
Técnicos municipales atrapan palomas con redes, ayer en el Portal de Elche.
F. González
El Ayuntamiento de Alicante ha sacrificado en los últimos cuatro años a cerca de 500 palomas para frenar la superpoblación de esta especie y evitar así la transmisión de enfermedades al hombre (como la salmonelosis).

Según el concejal de Sanidad, Juan Zaragoza, «ahora no habrá más de 1.500 palomas, una cantidad razonable para evitar plagas». Con un limitado número de estas aves han descendido las multas que impone el Consistorio a quienes intenten alimentarlas, actividad que prohíbe una ordenanza.

Desde enero de 2005, el Ayuntamiento sólo ha multado a cinco personas, «que sufren alguna discapacidad intelectual y desconocen la normativa, no lo hicieron con mala fe», apunta Zaragoza. El año pasado el área de Sanidad sancionó a diez personas por este concepto.

La ordenanza prohíbe dar de comer a las palomas en las plazas del Ayuntamiento, Mercado Central, Calvo Sotelo, Navarro Rodrigo y Ruperto Chapí, lugares donde existe una mayor concentración de estas aves. La multa puede llegar a los 600 euros.

La Concejalía de Sanidad trabaja en la esterilización de las palomas con compuestos como el ornisteril para evitar la superpoblación.

También para cetrería

Para que no críen las llevan a las dependencias municipales, sacrifican a las que están enfermas y otras se trasladan fuera de Alicante para labores de cetrería.

Científicos de la Universidad de Alicante publicaron en 2004 un estudio que demuestra que los excrementos de estas aves destruyen la piedra de los edificios por los sulfatos que contienen.

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento