Hassan El Haski, durante el juicio del 11-M
Hassan El Haski, durante el juicio del 11-M. (EFE) EFE

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha acordado la entrega temporal a Marruecos del dirigente del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) Hassan El Haski, condenado a 14 años de cárcel por el 11-M, para poder ser juzgado por su presunta relación con los atentados de Casablanca en 2003.

El magistrado ha adoptado esta decisión, que ha contado con el visto bueno de la Fiscalía , en un auto en el que detalla que la entrega temporal de El Haski será por un período de seis meses, con la posibilidad de prorrogarlo si fuera necesario o de devolverlo a España si se le juzgara antes del transcurso de ese tiempo.

Además, Velasco recuerda que "en todo caso" Marruecos debe mantener la situación personal de prisión de El Haski al estar cumpliendo condena en España con una sentencia firme.

No existe impedimento

El pasado 10 de julio el Juzgado Central de Instrucción número seis, cuyo titular es Velasco, recibió la petición de las autoridades marroquíes para entregar temporalmente al dirigente del GICM para que fuera juzgado en su país, y una semana después la Fiscalía informó favorablemente al respecto.

El Gobierno español ya accedió a su extradición en julio de 2006
El Ministerio Público consideró que no existe ningún impedimento para que la Audiencia Nacional acceda a la entrega temporal de El Haski, teniendo en cuenta que el Gobierno español ya accedió a su extradición por estos hechos en julio de 2006.

Dado que la extradición de El Haski a Marruecos no es posible hasta que acabe de cumplir en España los 14 años de cárcel que le impuso el Tribunal Supremo el pasado 17 de julio por un delito de pertenencia a organización terrorista, Marruecos ha optado por pedir su entrega temporal para poder juzgarle antes.

 

Autoría intelectual del 11-M 

Durante el proceso por el 11-M, la Fiscalía le acusó de ser uno de los autores intelectuales de la masacre, aunque ni la Audiencia Nacional ni el Tribunal Supremo pudieron probarlo y sólo ha sido condenado por ser dirigente del GICM.

Además, El Haski fue protagonista de la primera comisión rogatoria cursada a España por las autoridades judiciales de Marruecos, ya que un juez del Tribunal de Apelación de Rabat le interrogó en Madrid el 26 de diciembre de 2005 por su presunta relación con los atentados en Casablanca en mayo de 2003.