Torres defiende los 'pinchos' de su fachada para evitar personas sin hogar: "Convivir con esta situación es durísimo"

Barras instaladas en el exterior del estudio de Joaquín Torres para evitar que duerman ahí las personas sin hogar.
Barras instaladas en el exterior del estudio de Joaquín Torres para evitar que duerman ahí las personas sin hogar.
Twitter

El arquitecto Joaquín Torres ha sido el epicentro de una polémica desatada en las redes sociales tras haber instalado unas barras metálicas en el exterior de su estudio en Madrid, para evitar que las personas sin hogar se instalen a dormir en la fachada. 

El cofundador del estudio de arquitectura 'A-cero' se ha defendido declarando que lleva meses tratando de ayudar a los que se instalan ahí. "Les hemos buscado alojo, dado comida e intentado negociar horarios y es imposible", confiesa Torres en su perfil de Twitter.

En redes ha sido duramente criticado, no solo por haber mandado construir esos "pinchos", sino también por las palabras con las que se ha excusado posteriormente, alegando que no es un lugar para que se queden todo el día "dando una imagen impresentable", algo que asegura que hace alejar a sus clientes. 

Acusado de clasista, insensible e irrespetuoso, Joaquín Torres ha querido defender su postura en una entrevista difundida en el programa de televisión 'Espejo Público', donde ha contado que llevan cuatro años intentando ayudar y llegar a acuerdos con ellos "en la medida de lo posible", algo que asegura "ha sido imposible".

Admite que "vivir en la calle es un drama", pero defiende el hecho de que se instalen en el espacio de su estudio, incapácitándoles incluso la entrada en varias ocasiones. "Convivir con esta situación es durísimo", confiesa. Por otro lado, ha querido reivindicar que no está en su mano resolver "el drama" de las personas sin hogar, sino más bien en el de las instituciones.

Preguntado por el método elegido para imposibilitar la instalación de esas personas en los exteriores del estudio, con pinchos circulares de metal, ha defendido que ya han intentado alternativas sin éxito anteriormente, teniendo que llegar a esta solución finalmente. "Hemos intentado poner un jardín seco", cuenta, explicando que lo han destrozado todo.  

Prefiere evitar llamarle "pinchos". "Son tubos de plástico que vamos a rellenar con grava, y vamos a intentar poner por enésima vez un jardín de cactus", ha contado en la entrevista, quejándose de que la gente se le "haya echado encima sin ver el resultado final".

Por último, ha querido dedicar unas palabras a "toda esta gente que me ha puesto verde" para invitarles "a que se los lleven tres días" para que puedan experimentar lo que él ha tenido que sufrir durante años: "que hagan las necesidades en su casa, que vean cómo huelen y que se pongan agresivos porque beben alcohol... y que no hay manera de ayudarles porque no quieren", ha lamentado destacando la complejidad del asunto. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento