¿El fin de las luciérnagas? La contaminación lumínica y los pesticidas amenazan con su extinción

Imagen de luciérnagas.
Imagen de luciérnagas.
PIXABAY

Las luciérnagas están viendo amenazada su existencia por la contaminación. Se suman así a las miles de especies cuyos hábitats están siendo modificados drástica y agresivamente. En el caso de los lampíridos, el uso de plaguicidas y la luz artificial está poniendo en peligro su supervivencia en todo el mundo. 

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Tufs (Japón) se ha encargado de evaluar todas las amenazas de las luciérnagas y otros insectos locales, sacando la conclusión de que la vulnerabilidad de las especies está en peligro. 

Existen más de 2.000 especies de luciérnagas repartidas por todo el mundo, que se están viendo afectadas por una alteración del hábitat (su mayor amenaza), por la contaminación lumínica y el uso de plaguicidas. Este tipo de insectos necesitan un entorno concreto para poder desarrollar su ciclo de vida, y en cuanto su hábitat se ve destruido o convertido, se producen drásticas disminuciones de la especie que se ha visto perjudicada. 

El estudio, publicado en 'BioScience' y divulgado por la Universidad de Tufs en un comunicado, alerta de la segunda amenaza más grande para las luciérnagas: la contaminación lumínica que "estropea los rituales de apareamiento", asegura Avalo Owens, coautor del estudio. Las luciérnagas, para aparearse, dependen de la bioluminiscencia para poder encontrar y atraer a sus parejas, por lo que la luz artificial puede afectar gravemente en estos procesos.

Por otro lado, advierten del uso generalizado de pesticidas en la agricultura, algo que daña intensamente a los insectos que viven bajo tierra o bajo el agua, como las luciérnagas que lo hacen durante las fases larvarias. 

"No pueden simplemente recoger y trasladarse a otro lugar"

Además, inciden en la incapacidad que tienen muchas de estas especies de poder readaptarse o cambiar de hábitat cuando ven el suyo alterado, como por ejemplo las hembras de la luciérnaga fantasma azul de los Apalaches (Phausis reticulata). "Cuando su hábitat desaparece, no pueden simplemente recoger y trasladarse a otro lugar", explica otro de los coautores del estudio y profesor de biología, J. Michael Reed. 

El objetivo principal de este estudio llevado a cabo por unos nueve afiliados al Grupo de Especialistas en Luciérnagas de la CSE de la UICN (La Comisión Especial de Supervivencia de Especies de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza) es "poner este conocimiento a disposición de los administradores de tierras, los enccargados de formular políticas y los aficionados a las luciérnagas de todo el mundo", ha confesado Sonny Wong, uno de los afiliados y coautores del estudio en el comunicado. "Queremos que las luciérnagas sigan iluminando nuestras noches durante mucho tiempo", concluye. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento