La farmacéutica Sanofi, imputada en Francia por las malformaciones del antiepiléptico Dépakine

Pastillas de medicamentos.
Imagen de recurso de medicamentos en pastillas.
Volodymyr Hryshchenko / Unsplash

La farmacéutica Sanofi anunció que ha sido imputada por la justicia francesa por las malformaciones congénitas que se atribuyen al antiepiléptico Dépakine, sobre el que diferentes estudios han puesto en evidencia los riesgos para el feto.

En un comunicado, la compañía aseguró que ha sido inculpada por engaño agravado y heridas involuntarias por la comercialización de este medicamento de valproato de sodio que la multinacional comenzó a vender en 1967. La empresa subrayó que con esta nueva fase del procedimiento va a poder defenderse y "demostrar que respetó su obligación de información" y que fue transparente.

La justicia francesa investiga desde 2016 si el medicamento, prescrito a personas con epilepsia y con problemas de bipolaridad, se recetó sin advertencias explícitas a mujeres embarazadas pese a los riesgos conocidos que tenía para el feto.

En el origen de esa investigación estuvo una Asociación de Niños con Síndrome de Anticonvulsivo (Apesac), que coopera con familias de afectados, que en un comunicado emitido tras el anuncio de la acusación subrayó que hubo "decenas de miles de víctimas envenenadas y más de un centenar de muertos".

La agencia francesa del medicamento (ANSM) ha estimado que el Dépakine y sus derivados han causado, desde que salieron al mercado, malformaciones congénitas graves a entre 2.150 y 4.100 niños en Francia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento