El diestro Enrique Ponce y su mujer, Paloma Cuevas, bautizaron este fin de semana a su primera hija, Paloma, en la catedral de Córdoba.

La ceremonia se celebró en la intimidad, según publica la revista Hola, y a ella acudieron únicamente los familiares más cercanos. Sin embargo, los papás tienen previsto celebrarlo a lo grande más adelante.

Tras salir del templo, la familia se dirigió al Palacio de Viana para cenar todos juntos.

La pequeña iba vestida para la ocasión con un precioso faldón blanco. Por su parte su madre, una habitual de las listas de las mejores vestidas del país, lució un elegante conjunto mientras, muy emocionada, aseguraba que estaba "feliz"

Paloma Ponce nació el pasado mes de abril en la clínica madrileña del Rosario.