El embarazo y la lactancia pueden ayudar a evitar la menopausia precoz

  • Dar el pecho hasta los 12 meses reduce el riesgo de menopausia precoz.
  • La disminución de la pérdida de los óvulos puede retrasar la menopausia.
Madre dándole el pecho a su bebé
Las mujeres que amamantan a sus bebés tienen un 26% menos de riesgo de sufrir menopausia precoz.
GTRESONLINE

Todas las mujeres, al llegar a una determinada edad, experimentarán lo que es la menopausia. Su cuerpo empieza a perder su función ovárica hasta que se detiene el ciclo de la menstruación. Esto ocurre entre los 48 y 54 años, según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM).

Sin embargo, a algunas mujeres la menopausia puede aparecer de forma precoz. La AEEM entiende que esto ocurre cuando antes de los 40 años de edad la mujer deja de tener la menstruación y a sentir la sintomatología propia de la menopausia. Una circunstancia que, según un estudio, se puede prevenir.

¿Cómo el embarazo y la lactancia evitan la menopausia precoz?

El comunicado de prensa Pregnancy, breastfeeding may lower risk of early menopause, NIH-funded study suggests indica que el estudio que ha descubierto que esto puede ser posible fue realizado por la estudiante Christine Langton, junto con unos compañeros, en la Universidad de Massachusetts. La investigación fue financiada por el Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano (NICHD), y sus resultados fueron bastante reveladores.

Para conseguir una muestra significativa, se analizaron los datos de más de 100.000 mujeres con edades comprendidas entre los 25 y los 42 años. Como bien indica el comunicado de prensa, los datos se recopilaron cada dos años desde 1989 hasta 2015.

Los cuestionarios eran muy detallados y precisos para que la investigación fuese lo más rigurosa posible. Tras todos estos años estudiando la información sobre la salud de todas estas mujeres, además de su historial médico y de embarazo (en el caso en el que lo hubiera) estos fueron los resultados:

  • Las mujeres que se habían quedado embarazadas una vez tenían un 8% menos de riesgo de sufrir menopausia precoz. En cambio, aquellas que habían pasado por un segundo embarazo este porcentaje ascendía a un 16% y si era el tercero un 22%. 
  • Con respecto a la lactancia, quienes amamantaron a sus bebés hasta los 7 o 12 meses el riesgo de sufrir menopausia precoz era de un 28% menos. No ocurría esto con las madres que amamantaban a sus hijos durante menos de un mes.

Lisa Halvorson, jefa de la sección de salud y enfermedades ginecológicas del NICHD, supervisó desde el inicio la investigación y afirmó que "los resultados del estudio proporcionan la evidencia más sólida hasta la fecha [...]".

Estas conclusiones han sido muy alentadoras. Las razones por las que esto sucede creen los expertos que están relacionadas con la detención de la ovulación durante el embarazo y la lactancia. Al parecer "la disminución de la pérdida de los óvulos puede retrasar la menopausia".

Sin embargo, esto es algo que suponen los investigadores que participaron en este estudio. Aunque los resultados han sido significativos, es necesario profundizar más sobre los motivos que hacen que el embarazo y la lactancia puedan prevenir la menopausia precoz. Para ello, se esperan más investigaciones al respecto.

¿Existen otros beneficios?

Además de la posibilidad de evitar la menopausia precoz, tanto el embarazo como la lactancia tienen otra serie de beneficios para la salud de las madres. Estos son importantes, por eso, la Asociación Española de Pediatría (AEPED) señala algunos de ellos:

  • Se reduce el riesgo de sufrir fracturas en los huesos debido a que, en la menopausia, el contenido de calcio es menor en ellos.
  • Las posibilidades de padecer cáncer de ovario o de mama también son mucho menores. Por lo que es una buena forma de prevención.
  • Tras el parto, "la succión del bebé favorece a que el útero recupere su tamaño anterior". Un proceso que dura unos 40 días, a veces, incluso más.
  • Facilita la recuperación del peso que se tenía antes del embarazo, aunque llevar una dieta adecuada y hacer ejercicio físico es imprescindible.

Además de todos estos beneficios, la AEPED hace hincapié en el impacto que el embarazo y el acto de amamantar tiene en el bienestar emocional de las madres. Pues, fortalece el vínculo madre e hijo que se está creando y que tanto beneficiará a ambos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento