La última moda en Estados Unidos: comprar la antigua casa de un misil nuclear

  • Un rentable negocio ya que se llegan a ofertar en el mercado por medio millón de dólares.
interior del antiguo silo del misil nuclear Titan II, ubicado en el norte de la ciudad de Oracle Junction en Arizona.
interior del antiguo silo del misil nuclear Titan II, ubicado en el norte de la ciudad de Oracle Junction en Arizona.
EFE

Desde dispensarios de marihuana medicinal, bodegas para vinos y refugios de supervivencia hasta un restaurante y bar subterráneo, los silos de misiles nucleares se han convertido en un rentable negocio para excéntricos compradores que buscan un sitio fuera de lo común en Arizona.

Cuando Grant Hampton inició su carrera en bienes y raíces nunca imaginó vender las estructuras subterráneas que sirvieron como resguardo de misiles nucleares durante la Guerra Fría, y que ahora se pueden ofertar en el mercado por medio millón de dólares.

"Siempre los he encontrado fascinantes y cuando comencé mi carrera nunca imaginé que tendría tres en venta", dijo Hampton, agente de Realty Executives Tucson Elite.

Estos peculiares sitios han despertado el interés tras la venta en noviembre del primer subterráneo militar ubicado al este de Picacho Peak, en Arizona, y que alguna vez albergó un misil nuclear Titan II, los que formaron parte del programa de misiles entre los años 1963 y la década de 1980.

Por años estos resguardos militares quedaron abandonados bajo la tierra árida del desierto de Arizona, algunos de ellos con su estructura original con muestras corrosión y deterioro a causa del paso del tiempo.

Imágenes antiguas de los 18 silos que se encuentran en el sur de Arizona muestran instrucciones garabateadas en la pared, maquinaria militar, datos de mantenimiento, así como publicidad de misiones como Under the Desert que se hizo entre los años 1962 y 1984.

¿Es seguro vivir en un silo de misiles nucleares?

Hampton aseguró que son lugares seguros para vivir, y los compradores los han hecho "exitosamente habitables".

"Pero requieren trabajo y limpieza. Uno de los pasos principales sería restaurar la ventilación y eliminar cualquier peligro potencial debido a los años en que se construyeron los sitios (finales de los años 50), que pueden tener pintura a base de plomo y asbesto", advirtió.

A diferencia del silo ubicado en Picacho Peak, que estuvo en el mercado por más de tres años, los nuevos subterráneos puesto a la venta en la actualidad presentan condiciones mucho más accesibles para ser habitados.

"Siempre supe que vender el primer silo iba a ser un desafío porque estuvo años en el mercado cuando lo promocionaban otros agentes, pero también sabía que debía promoverse de manera más agresiva en redes sociales y con fotos de calidad", expresó Hampton.

Mencionó que el silo de Oracle, ubicado al noreste de Tucson y cuyos propietarios originales lo compraron directamente al Gobierno de Estados Unidos, representa un desafío menor.

"El acceso al complejo es muy fácil por una escalera de diez pies (tres metros) a una plataforma, una escalera de veinte pies (seis metros) a otra plataforma y, por último, otra escalera de diez pies. Además, tiene agua en el interior y la pintura está en mejores condiciones", describió.

Estados Unidos tenía más de 50 sitios de misiles Titan II, casi la cuarta parte de ellos ubicados en el sur de Arizona, la mayoría adquiridos a través de compras privadas, pero solo uno logró recoger la historia de estos complejos al transformarse en The Titan Missile Museum, en Green Valley, al sur de Tucson (Arizona).

Hampton dijo que tiene un amplio conocimiento sobre los silos, "pero la mayoría de las personas interesadas en estas instalaciones ya han realizado una investigación exhaustiva y saben lo que están comprando y en lo que se están metiendo".

Otro silo en Arizona, el de Benson, "representa un desafío diferente ya que todavía está enterrado y el complejo no se puede mostrar en este momento", dijo el agente inmobiliario.

"Esto también es una ventaja, ya que ha conservado la instalación en una forma fantástica, manteniéndose alejada de la humedad, las plagas y el vandalismo", agregó.

El agente dijo que cada cliente tiene ideas distintas y sorprendente en cuanto al uso que desean darle a los silos.

"He escuchado que los quieren como destino Airbnb, instalación de cultivo de hongos, para almacenamiento de datos secos, reserva de armas, hasta instalaciones de entrenamiento militar", reveló.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento