El Gobierno da marcha atrás y mantiene la Mesa de diálogo antes de las catalanas ante la indignación de ERC

  • Esta mañana la ha aplazado el inicio de sus trabajos a después de las elecciones catalanas.
  • El cambio de opinión se ha producido tras una reunión en Moncloa entre Sánchez y Rufián.
  • ERC acusa a Sánchez de "incumplimiento flagrante" de su acuerdo y Moncloa justifica la corrección para que no se "ponga en duda" su compromiso.
Sánchez se reunirá con Torra el 6 de febrero en Barcelona
Sánchez se reunirá con Torra el 6 de febrero en Barcelona
Europa Press
Pedro Sánchez y Quim Torra se reunirán la semana que viene, el 6 de febrero.

Nuevo giro en los planes del Gobierno de cara al diálogo político sobre Cataluña. Si esta mañana ha sorprendido al posponer el inicio de la Mesa de diálogo entre gobiernos a después de las elecciones catalanas, en la tarde de este jueves Moncloa ha dado marcha atrás y ha confirmado que se constituirá "antes de las elecciones catalanas". La decisión de posponer la Mesa ha provocado tal malestar en ERC que esta tarde su portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián, ha acudido a Moncloa para reunirse con el presidente, Pedro Sánchez, después de lo cual el Gobierno ha comunicado la rectificación y que la Mesa echará a andar antes y no después de las elecciones catalanas. 

"Para descartar cualquier duda respecto a nuestra voluntad de dialogar, manifestamos nuestra disposición a celebrar la mesa de diálogo entre gobiernos acordada, antes de las elecciones", ha afirmado Moncloa en un comunicado casi al final de una jornada en la que su intención inicial de posponerla hasta después de las catalanas ha provocado la indignación de ERC, de quien probablemente dependerá la aprobación de los Presupuestos de 2020.

Este partido ha acusado al Gobierno de "incumplimiento flagrante" del pacto por el que ERC apoyó la investidura de Sánchez. En este escenario, Moncloa ha considerado conveniente explicarse y también dar marcha atrás en su cambio de planes.

"Entendemos que, dado el horizonte electoral decidido por el president de la Generalitat, Quim Torra, no se dan las mejores circunstancias para iniciar el diálogo entre gobiernos, cuando uno de ellos ha puesto punto y final a la legislatura y el nuevo Govern no podrá constituirse hasta la celebración de las elecciones anunciadas", ha indicado el Gobierno esta tarde.

Moncloa indica también que "a lo largo del día hemos escuchado poner en duda nuestra voluntad de dialogar y nuestro compromiso con los acuerdos pactados", por lo que mantiene la Mesa de diálogo antes de las elecciones.

De esta manera y, a pesar de las dudas generadas y los cambios de postura de las últimas horas, el Gobierno mantiene sus planes tal y como se habían trazado antes de que este miércoles el presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunciara la convocatoria de elecciones cuando el Parlament apruebe los Presupuestos catalanes.

Esto quiere decir que Sánchez se reunirá con Torra la semana que viene, el 6 de febrero, a pesar de las dudas que han suscitado en la mañana de este jueves sobre la continuidad del encuentro unas palabras de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. Así lo ha confirmado Moncloa en un comunicado en que, sin embargo, posterga el inicio de la Mesa de diálogo pactada con ERC hasta después de las elecciones catalanas.

Calvo se ha referido al encuentro, apostillando un "de producirse" que ha provocado los interrogantes acerca de si podría no tener lugar.  Horas después, el Gobierno ha aclarado que Sánchez "mantiene como no podía ser de otra manera el encuentro con el president Torra el próximo el jueves, 6 de febrero".

El encuentro entre Sánchez y Torra era una reunión previa a la constitución de la Mesa de diálogo, que se produciría "a continuación", según afirmó este martes la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero. Por eso ha sorprendido el anuncoio que ha hecho Moncloa este jueves en relación a que no habría Mesa de diálogo hasta que no haya un nuevo Parlamento y un nuevo Gobierno catalán salidos de las urnas.

"El Gobierno espera poder iniciar dicho diálogo en cuanto haya hablado el pueblo catalán y se constituya de nuevo el Parlament, así como el nuevo Govern. Cuando antes se celebren las elecciones y haya nuevo Gover, antes iniciaremos el diálogo", reza el primer comunicado del día de Moncloa, enmendado por la tarde.

A pesar de ello, el Gobierno considera "evidente" que las elecciones "no impiden la necesaria relación entre administraciones para resolver los problemas", como a juicio de Moncloa ha demostrado el temporal Gloria.

El Gobierno ha señalado que "respeta" la decisión de Torra de convocar de forma anticipada las elecciones y que "mantiene su voluntad de iniciar el proceso de diálogo con las instituciones catalanas para resolver el conflicto político", el marco en el que se producirá el jueves que viene en Barcelona la reunión entre Sánchez y Torra y, sobre todo, la Mesa de diálogo, pospuesta en principio y que finalmente se mantiene ante de las elecciones.

Sánchez amplía su agenda

Además, Moncloa ha anunciado que la reunión con Torra no será el único motivo por el que Sánchez se desplazará a Barcelona la semana que viene, Permanecerá allí hasta el día 7, para poder reunirse con la alcaldesa, Ada Colau, y con la presidenta de la Diputación de Barcelona, Nuria Marín.

Sánchez se reunirá también con la entidad "Barcelona Global", que Moncloa explica que está compuesta por 221 empresas, centros de investigación, emprendedores, escuelas de negocio y otros profesionales que "promueven el talento y la actividad económica en Barcelona".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento