El sexo es saludable aunque puede producir daños cerebrales. Eso es al menos lo que recoge un informe médico practicado a una mujer de 35 años que sufrió un problema cerebrovascular tras practicar relaciones sexuales.

Pese a todo, no cabe asustarse pues los daños cerebrales en personas de mediana edad son poco habituales. Para que esto suceda, se requiere de una combinación de factores que es inusual que se produzcan al mismo tiempo, según recoge CBS.

Pérdida de movilidad

"El coito le produjo un adormecimiento en la mujer en el lado izquierdo de su cara, trastornos en el habla, y dificultades de movilidad en el brazo izquierdo", dijo el profesor de neurología del departamento de la Universidad de Chicago, Jose Biller, quien añadió que se la víctima se encontraba sufriendo un episodio de pánico.

A consecuencia de esto, sufrió un derrame cerebral, que los médicos que le atendieron se apresuraron a solucionar tras implantarle un catéter. Según relatan, fue una decisión delicada y arriesgada aunque la rapidez en la actuación mejoró el estado de la mujer. Tras recuperarse, la víctima ha perdido ligeramente la movilidad en su mano izquierda.