Natalia, sobre su cita en 'First dates': "Me han traído a un cateto de campo cordobés"

  • "Tengo más amigos que amigas porque a ellos les gusta más el rollo cañero", afirmó la sevillana.
  • "Yo he venido a conocer a una chica y ella nada más venía que a ver a Matías", señaló Antonio, su cita.
Natalia llama a su amiga desde el baño de 'First dates'.
Natalia llama a su amiga desde el baño de 'First dates'.
MEDIASET

Cupido no siempre acierta en los corazones de los comensales de First dates. Y este martes no tuvo mucha fortuna en la cita entre Natalia y Antonio.

La primera en llegar fue la sevillana, que fue recibida por Carlos Sobera a las puertas del restaurante de Cuatro y reconoció que "tengo más amigos que amigas por el simple hecho de que a ellos les gusta más el rollo cañero y a ellas no les gusta que me lleve bien con los chicos".

A continuación, entró en el local el jornalero cordobés, que no puedo evitar hablar de su pasión: "Las motos son mi vida, es lo que más me gusta. Soy de Marc Márquez". Y añadió que "me han rechazado poco y mi arma de seducción es el pico, hablo mucho con las niñas".

Nada más conocerse, lo primero que le preguntó Antonio a Natalia era que si se gustaban las motos, pero la respuesta fue negativa porque "tuve un accidente y no me van mucho". Entonces el presentador comentó: "Empezamos bien...".

Durante la cena, Sobera pidió que pusieran un poco de música en el restaurante para que las parejas bailaran, pero el cordobés no quiso levantarse de la mesa y la sevillana exclamó: "¡Qué cosa más sosa! Así no nos vamos a poder ir de fiesta".

Pero lo que más enfadó al jornalero es que su cita le pidiera a Matías Roure, el barman de Firts dates, que bailara con ella: "Yo he venido a conocer a una chica y ella nada más venía que a ver a Matías".

Antonio, en 'First dates'.
Antonio, en 'First dates'.
 MEDIASET

Tras la pausa del baile, Antonio siguió hablando de motos, algo que cansó a Natalia, que terminó por irse al baño para llamar a una amiga y comentar su cita: "Vaya despropósito, me han traído a un cateto de campo cordobés. Nada más que sabe hablar de motos".

Al final, el jornalero no quiso tener una segunda cita con la esteticista porque "no le gustan las motos, no quiere tener hijos... no congeniamos". Ella, por su parte, tampoco quiso volver a quedar: "No tenemos nada en común".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento