Cambios en la órbita terrestre empujaron a la Humanidad fuera de África

Noroeste de África y Oriente Medio
Noroeste de África y Oriente Medio
GOOGLE EARTH

Cambios en la órbita de la Tierra que influyeron en el clima del planeta pudieron propiciar corredores más húmedos que permitieron la migración humana de África hacia Medio Oriente.

Un nuevo estudio dirigido por John Kutzbach de la Universidad de Wisconsin-Madison describe un modelo dinámico de clima y vegetación que explica cuándo las regiones de África, las áreas de Medio Oriente y el Mediterráneo eran más húmedas y secas y cómo la composición cambió en conjunto, posiblemente proporcionando corredores de migración a lo largo del tiempo.

"Realmente no sabemos por qué la gente se mueve, pero si la presencia de más vegetación es útil, estos son los momentos que les habrían sido ventajosos", dice Kutzbach en un comunicado.

El modelo también ilumina las relaciones entre el clima de la Tierra y su órbita, las concentraciones de gases de efecto invernadero y sus capas de hielo.

Por ejemplo, el modelo muestra que hace unos 125.000 años, el norte de África y la Península Arábiga experimentaron un aumento de las lluvias monzónicas de verano que llegaron al norte y que se estrecharon los desiertos saharianos y árabes debido al aumento de los pastizales. Al mismo tiempo, en el Mediterráneo y el Levante (un área que incluye Siria, Líbano, Jordania, Israel y Palestina), también aumentaron las precipitaciones de tormenta de invierno.

Estos cambios fueron impulsados por la posición de la Tierra en relación con el sol. El hemisferio norte en ese momento estaba lo más cerca posible del sol durante el verano, y lo más lejos posible durante el invierno. Esto resultó en veranos cálidos y húmedos e inviernos fríos.

"Es como una reunión a dos manos -dice Kutzbach-. Hubo fuertes lluvias de verano en el Sahara y fuertes lluvias de invierno en el Mediterráneo".

Dada la naturaleza de los movimientos orbitales de la Tierra, denominados colectivamente los ciclos de Milankovitch, la región debería posicionarse de esta manera aproximadamente cada 21.000 años. Cada 10.000 años más o menos, el hemisferio norte estaría entonces en su punto más alejado del sol durante el verano, y más cercano durante el invierno.

De hecho, el modelo mostró grandes aumentos en las precipitaciones y la vegetación hace 125.000, 105.000 y 83.000 años, con disminuciones correspondientes hace 115.000, 95.000 y 73.000 años atrás, cuando los monzones de verano disminuyeron en magnitud y se quedaron más al sur.

Entre hace aproximadamente 70.000 y 15.000 años, la Tierra estaba en un período glacial y el modelo mostró que la presencia de capas de hielo y gases de efecto invernadero reducidos aumentaron las tormentas mediterráneas de invierno, pero limitó la retirada del sur del monzón de verano. La reducción de los gases de efecto invernadero también causó enfriamiento cerca del ecuador, lo que provocó un clima más seco allí y una cubierta forestal reducida.

Estos patrones regionales cambiantes de clima y vegetación podrían haber creado gradientes de recursos para los humanos que viven en África, impulsando la migración hacia áreas con más agua y vida vegetal.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento