La autovía A-601 une ya Valladolid
y Cuéllar tras dos años de trabajos

  • Es el primer tramo de la vía inaugurado.
  • Mide 43 kilómetros y costado 91 millones.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE SEGOVIA.
Vista aérea de la autovía Valladolid-Segovia.
Vista aérea de la autovía Valladolid-Segovia.

La autovía autonómica A-601 une ya la provincia de Segovia con Valladolid, con motivo de la entrada en servicio del tramo Valladolid- Cuéllar, que inauguró el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera .

La ejecución de la vía, conocida como Autovía de Pinares, soportará unos 8.000 vehículos y supondrá una inversión total de 350 millones de euros. La carretera, que se financiará bajo la fórmula del llamado peaje en sombra, discurre por el corredor de la carretera.

Está dividida en dos tramos: el de Valladolid-Cuéllar y el de Cuéllar-Segovia, cuyos trabajos avanzan a buen ritmo, lo que permitirá que en dos años pueda estar en servicio todo el corredor, ya que la previsión es que en otoño entre en funcionamiento el segundo tramo.

El tramo inaugurado discurre por 43 kilómetros y cuenta con una inversión de más de 91 millones de euros. Para su construcción se aprovechó al máximo la infraestructura de la CL-601, un aprovechamiento que se ha traducido “en la conversión de la anterior calzada en una de las dos calzadas de la autovía, en aquellos tramos donde el trazado existente cumplía los requisitos técnicos”.

La nueva autovía cuenta, además, con dos centros de conservación y explotación: uno, se encuentra situado en Portillo y controla el tramo Valladolid-Cuéllar. Dispone de varios ordenadores y pantallas permanentemente atendidos por un operario desde donde la vía de alta capacidad estará monitorizada.

Además, existen 19 cámaras de control distribuidas a lo largo del tramo de autovía, controlando el tráfico rodado. El otro centro, de las mismas características, está situado en Carbonero el Mayor y atiende el tramo Cuellar-Segovia, pendiente de inauguración. La autovía dispone de una construcción más moderna y con curvas mejor trazadas, lo que augura una conducción más cómoda.

A esta circunstancia hay que añadir que la Valladolid-Segovia se ha diseñado como una autovía de nueva generación, con la utilización de un asfalto poroso, menos ruidoso que el convencional y que permite drenar agua de lluvia hacia las cuentas y evitar el deslizamiento de los vehículos por el efecto del aquaplaning

Mostrar comentarios

Códigos Descuento