Españoles en el foco del coronavirus: "Necesitamos saber cuándo nos van a sacar de Wuhan"

Cada hora allí es como un día. Así nos describen su confinamiento los entrenadores españoles retenidos en Wuhan. Empiezan a estar nerviosos y muy pendientes de las noticias que llegan sobre su posible repatriación.
Cada hora allí es como un día. Así nos describen su confinamiento los entrenadores españoles retenidos en Wuhan. Empiezan a estar nerviosos y muy pendientes de las noticias que llegan sobre su posible repatriación.

Aprovechando las vacaciones del Año Nuevo chino, Manuel Vela tenía previsto volar a España el jueves pasado. Su viaje iba a arrancar a las ocho de la tarde de Wuhan, donde lleva cuatro meses como entrenador de fútbol, pero las autoridades de la ciudad china decretaron el cierre de los transportes a partir de las diez de la mañana y este sevillano ya no pudo salir de allí. La medida se adoptó para intentar frenar el avance del nuevo coronavirus, que tiene su epicentro en dicha urbe y que, según las últimas cifras, ha causado la muerte de 82 personas en el país.

"Nos sentimos fuertes. Nos sentimos bien física y psicológicamente pero necesitamos saber a qué nos estamos exponiendo y cuándo nos van a sacar de aquí", clama Manuel al otro lado del teléfono. Habla en plural porque con él hay varios compatriotas. "Somos un grupo y estamos unidos. Vivo con un amigo de Sevilla y tenemos al resto cerca. Nos estamos dando apoyo", cuenta.

Ellos forman parte de la veintena de profesionales españoles que el Wuhan Three Towns F.C. tiene contratados. Llegaron a través de una empresa de Barcelona, a la que le agradecen el respaldo que les está prestando: "Nos van a ayudar a salir y respetarán los contratos para que en el momento que sea posible, volvamos a seguir con el proyecto que tenemos".

Algunos de esos profesionales lograron marcharse de la ciudad antes de que fuese sellada. Los que no pudieron hacerlo permanecen encerrados en sus viviendas, que solo abandonan para "comer en casa de uno u otro compañero" y para comprar suministros. "Nuestro carnet no está homologado por lo que vamos andando o en bicicleta a un centro comercial que tenemos a unos tres kilómetros. Estuve hace cinco o seis días y faltaba algo de verdura y fruta pero no había escasez de alimentos", explica el técnico, que agrega que sí se han agotado las mascarillas, un producto que ha pasado a ser obligatorio y que ha multiplicado por diez su precio.

No hay gente por la calle y aconsejan que no se coja el coche

El supermercado de ese centro comercial al que se refiere Manuel es de lo poco que queda abierto en Wuhan, convertida en "una ciudad fantasma". "Los niños ahora están de vacaciones pero no se van a incorporar al colegio. Les han dado vacaciones indefinidas porque no se sabe la magnitud que puede alcanzar el virus. En prevención han cancelado todas las actividades deportivas. No hay gente por la calle y aconsejan que no se coja el coche", relata. "Vivimos a escasos metros de la carretera que lleva al aeropuerto. Tiene una gran densidad de tráfico, los cláxones suenan desde las seis y media de la mañana y ahora no pasa ni un coche", pone como ejemplo.

El entrenador afirma estar tomando las medidas que ha aconsejado el Gobierno chino, entre ellas lavarse mucho las manos y evitar aglomeraciones, pero reconoce que le preocupa la evolución de la epidemia: "Cuando ves que once millones de personas han desaparecido piensas que algo gordo está pasando. Están construyendo dos hospitales que van a tener listos en dos semanas. Eso indica las dimensiones que va a tomar esto. El problema no es dónde estamos sino a dónde vamos. Estamos tranquilos pero todos los indicios apuntan a que la enfermedad está creciendo de forma abismal".

Ante esa situación, y en un contexto en el que no pueden desarrollar su trabajo, estos profesionales del deporte  exhortan al Gobierno de España a que proceda a su inmediata repatriación. "Hoy Estados Unidos se lleva a sus ciudadanos. Francia pondrá un vuelo dentro de dos días para llevarse a 500 franceses y los españoles no sabemos nada. Hay un contacto con el consulado en Pekín y todo son buenas voluntades pero sin certezas. La ministra ha colgado un tuit en el que dicen que nos van a repatriar. Muy bien. ¿Cuándo?", se pregunta Manuel. En su mensaje, la titular de Exteriores, Arancha González, señaló que está trabajando con Sanidad, el consulado y las autoridades de China y la UE en el retorno de la veintena de españoles en Wuhan y, sin dar más detalles, se limitó a decir que seguirán informando de los avances.

"Pedimos que nos saquen. Gozamos de buena salud pero puede pasar que, mañana, cuando tengamos que ir a comprar alimentos, caigamos enfermos", teme el sevillano. Casado y con tres hijas, también le preocupa mucho la intranquilidad de las familias, que están deseando tenerles en casa.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento