'Este libro es un coñazo', de Rebeca Marín: Humor y juegos de palabras para desterrar el lenguaje machista

  • La periodista Rebeca Marín publica ‘Este libro es un coñazo’ para concienciar sobre la igualdad utilizando el ingenio.
La periodista Rebeca Marín.
La periodista Rebeca Marín.
CEDIDA

"El otro día, en una entrevista, me preguntaron ‘¿pero eres de las radicales?’". No entiende Rebeca Marín por qué el feminismo la igualdad entre hombres y mujeres, no está "en el ADN" de todos. Por qué fulana no es lo mismo que fulano y la RAE actúa así. Por eso, la periodista habla claro en Este libro es un coñazo (Libros Indie), un breve manual escrito con humor que nos deja en evidencia con punzantes poemas y juegos de palabras.

El mundo está masculinizado… Ni nuestra lengua ni el lenguaje que usamos se libran de la crítica. "La sociedad es absolutamente patriarcal y ambos son un reflejo de la sociedad, está todo conectado", apunta Marín, "por eso es tan importante cómo hablamos". El lenguaje, añade, es "la base" a la hora de abordar la agenda feminista y temas como la violencia machista o la gestación subrogada.

Una tía, dos tías, tres tías… "Este libro es muy yo", señala la autora, directo, claro, pero con "verdades muy crudas" de fondo. Por razones obvias, el tema de la comunicación siempre le ha interesado, aunque también, "como mujer", se ha planteado su papel en la sociedad. De ahí el proyecto. Está convencida de que si el mensaje no llega a la gente "no sirve de nada" y hace autocrítica con su profesión: el feminismo, reflexiona, "se ha trasladado mal".

Más flores y menos capullos. Algunos de los micropoemas del volumen –"micropenas", los llama– recuerdan a algunas de las pancartas vistas en las manifestaciones del 8-M. "A cada persona le llega una cosa distinta", asegura Marín, "una amiga que ha dado a luz hace muy poco me mencionaba ese de ‘Dio a luz y se quedó a oscuras’". Estos textos cortos tocan muchos aspectos de la vida de las mujeres, como el laboral; no hay más que leer cosas como "La palmadita en la espalda es más arriba, gracias", sorna incluida. La autora reconoce que el mundo de la televisión, en el que trabaja, no es nada ajeno a esto.

La periodista Rebeca Marín.

rebeca marín

  • Calatayud (Zaragoza), 1979. Periodista.
Fue reportera de España Directo en TVE. Ahora presenta en Telemadrid los programas No te duermas y La solución. Entre 2018 y 2019 fue jefa de Gabinete de la consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid.

Contra la incontinencia, no callarse nunca… Marín intenta morderse la lengua "muy pocas veces" cuando escucha comentarios machistas. Si lo hace, es casi siempre cuando está en familia. "Las cenas de Navidad me parecen un peligro", añade, pero que haya debate le gusta, "eso significa que estamos en un momento que importa". Enseguida apostilla: "Aun así digo lo que pienso". Admite que el lenguaje está muy interiorizado y que cuesta cambiarlo, algo en lo que las instituciones y los políticos, dice, deberían intervenir. Antes ni se podía decir "abogada", recuerda, y ahora es un término aceptado. Dentro de su condición feminista, sin embargo, asume también sus errores: "Procuro mejorar cada día".

Puta: una señorita muy enseñorada… Para la periodista, el lenguaje inclusivo "es fundamental", cree que debería utilizarse "constantemente". Hace unos días, la RAE dio su opinión –a petición del Gobierno– sobre la redacción de la Constitución y concluyó que era "gramaticalmente impecable". "Es una institución que tiene que actualizarse", opina Marín, "sobre todo" porque solo hay siete mujeres académicas de número (la octava era Margarita Salas), y eso ya le da "repelús". Su labor, cree, es necesaria, pero no comparte su visión sobre la economía del lenguaje. Ni otras cosas: "Puta tiene un montón de acepciones y gigoló no existe en el diccionario –comenta– y sororidad ha tardado mucho en ser incorporada".

¿Es niña o niño?... Que Unidos Podemos sea ahora Unidas Podemos le parece a la autora "una declaración de intenciones". Considera, asimismo, que hay muchas ideas en el aire en estos momentos y le parece bueno que se cuestione "que todo el mundo tiene que estar incluido" cuando se emplean términos polémicos como "amigues" o "nosotres". Con el libro, añade, pretende que la gente sea consciente de todo esto, solo así serán posibles los cambios.

Esta vida es pegar y recibir. El libro toca temas candentes y preocupantes, pero no todos experimentan los mismos avances. Mientras el techo de cristal, según la autora, "va más rápido que otros (y aun así hay mucho que hacer)", en la violencia machista hay una "amenaza de retroceso" y la evolución es muy lenta. Critica los planteamientos "locos" de partidos de ultraderecha que hablan de violencia "intrafamiliar".

¿Concilias o enriqueces? "Procuro reírme bastante", explica, el humor para ella es clave. Eso sí, ni una concesión "cuando nos manden una mierda de chiste machista por el móvil".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento