Barcelona no da su permiso para que el museo del Hermitage se ubique en la Nova Bocana del Port junto al hotel Vela

  • El Ajuntament desaconseja este espacio por la "fragilidad" del mismo a nivel de seguridad y de movilidad. 
  • Recomienda alternativas como la zona del Fòrum, del World Trade Center o las Tres Xemeneies de Sant Adrià. 
Pla detall d'un cartell de la plataforma reclamant l'Hermitage per a Barcelona. Imatge del 24/1/2020 (horitzontal)
Pla detall d'un cartell de la plataforma reclamant l'Hermitage per a Barcelona. Imatge del 24/1/2020 (horitzontal)
ACN

El Ajuntament de Barcelona no da su aprobación a la ubicación del una sucursal del museo del Hermitage de San Petersburgo (Rusia) en el espacio de la Nova Bocana del Port de Barcelona, el mismo en el que se ubican las oficinas centrales de la empresa Desigual y muy cerca del hotel W. 

"Si se reformula el proyecto cultural, se presenta un proyecto económico más realista y se plantea en otra ubicación en red con otros espacios culturales de la ciudad, se podría considerar adecuado"

Para tirar adelante este proyecto museístico, el Port de Barcelona necesita la aprobación previa del mismo por parte del consistorio que, tras encargar cuatro informes urbanísticos y económicos desaconseja este emplazamiento, principalmente, "por la fragilidad del mismo". 

La teniente de alcalde de Urbanismo, Movilidad y Ecología de Barcelona, Janet Sanz, ha explicado este lunes que hay numerosos argumentos contrarios a la instalación del Hermitage, un plan de capital privado, ha recordado, en esta zona del frente litoral barcelonés. 

Ha destacado motivos de seguridad, por ser una zona sin salida, un 'cul de sac', y con riesgo de inundabilidad "como ya ha demostrado la semana pasada el paso del temporal Gloria, que ha producido desperfectos en las oficinas de Desigual y en el hotel W".

Además, ha recordado que este punto de la Barceloneta está muy saturado y presionado turísticamente sobre todo en el ámbito del cercano Passeig de Joan de Borbó y que, además, el metro más cercano está a dos kilómetros de la Nova Bocana (la parada de Barceloneta de la L4). 

De ahí que, tras la recogida de información en sendos informes, Sanz ha concluido que el Ajuntament no da su aprobación a la ubicación propuesta pero que "si se reformula el proyecto cultural, se presenta un proyecto económico más realista  y se plantea en otra ubicación en red con otros espacios culturales de la ciudad, se podría considerar adecuado". 

Proponen el Parc de la Barceloneta, el Fòrum o las Tres Xemeneies de Sant Adrià de Besòs 

La actual propuesta en la Nova Bocana espera congregar a más de 850.000 visitantes en el primer año de vida del equipamiento, cifras solo al alcance del Museu Picasso o del MNAC, y que doblan las de la Fundació Miró, ha recordado Sanz, tildando de "poco realistas" estos cálculos. 

El ejecutivo municipal ve más apropiado reaprovechar como sede del museo un edificio patrimonial existente sin un uso definido en lugar de generar un nuevo edificio "icónico" que quedaría "descontextualizado" 

También ha remarcado que el ejecutivo municipal ve más apropiado reaprovechar como sede del museo un edificio patrimonial existente sin un uso definido en lugar de generar un nuevo edificio "icónico" que quedaría "descontextualizado" en esta zona del Port. 

El consistorio está abierto pues, a reformulaciones y, propone posibles ubicaciones alternativas en la franja marítima de la ciudad "más seguras" y "con  mayor conexión y diálogo con la trama urbana", caso del entorno del World Trade Center, en el tramo final del Paral·lel, las Tres Xemeneies de Sant Adrià de Besòs,  la zona Fòrum del final de la rambla de Prim o el Parc de la Barceloneta. 

Los vecinos quieren el museo en la Barceloneta

La semana pasada, diversas asociaciones de vecinos como la de La Barceloneta, que forma parte de la plataforma +CulturaxBCN (formada por 40 entidades) reclamaron nuevamente que el Hermitage se instale en el barrio. "Es uno de los que necesita más inversión y más afecto, hemos estado muy maltrechos durante décadas", declaró el vicepresidente de la entidad vecinal, Manel Martínez. 

Desde Barcelona Oberta, su presidente, Gabriel Jené, ve como una "oportunidad de oro" que Barcelona acoja una franquicia del Hermitage "por apostar por un tipo de turismo cultural que podría generar".

En cambio, otra plataforma ciudadana, la Xarxa Ciutat Vella #NoalHermitage! ha celebrado este lunes en su cuenta de Twitter la postura del Ajuntament: "Teníamos razón. Los informes presentados demuestran la inviabilidad del Hermitage en la Barceloneta por sus problemas de movilidad, de modelo cultural, de viabilidad económica y de urbanismo", y ha rechazado las ubicaciones alternativas propuestas. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento