Miguel Bosé, de nuevo enamorado, aunque pendiente de la demanda de su expareja

Miguel Bosé durante la ceremonia de los Latin Grammy Awards de 2018.
Miguel Bosé durante la ceremonia de los Latin Grammy Awards de 2018.
GTRES

Parece que Miguel Bosé ha dejado atrás un año convulso. Desde que anunciara la tregua en la batalla judicial contra su expareja, el escultor Nacho Palau, por la custodia de los cuatro hijos que tienen en común, el cantante de Morena mía ha logrado dejar atrás los peores meses de la separación. 

Si bien es cierto que aún se desconoce la resolución de este proceso judicial iniciado por Palau –en el que exige compensación económica por los años dedicados en exclusiva al cantante, alejado de su profesión–, los asuntos del corazón para Miguel Bosé parecen estar solucionados. Y es que según LOC, el cantante vuelve a estar enamorado.

Así, han asegurado que el cantante español, radicado en México junto a sus dos hijos biológicos Tadeo y Diego, tendría nueva pareja desde el pasado verano, a quien no dudó en traer a Madrid durante las vacaciones. No obstante, según las informaciones de LOC, estarían intentando que su relación pasase lo más desapercibida posible, y que, por ello, cuando vinieron a España para que los dos hijos que viven con Bosé se reencontrasen con los otros dos hermanos –que actualmente viven en un pueblo de Valencia junto con su padre biológico Nacho Palau– viajaron en el mismo avión, pero en asientos separados.

También se sabe que, durante su estancia en España, visitaron a Lucía Bosé en su casa, en una reunión en la que no faltaron la modelo Laura Sánchez y su pareja, el cantante David Escanio. De dicho momento hay, incluso, fotografía en Instagram, aunque el misterioso novio de Bosé no sale en ella.

Una batalla judicial sin resolución

A pesar de las nuevas noticias amorosas que apuntan al cantante, Miguel Bosé sigue inmerso en una encarnizada batalla judicial por la custodia de los cuatro niños que comparte con Nacho Palau. Los dos mayores, Tadeo y Diego, son hijos biológicos del cantante, mientras que los dos menores, Ivo y Telmo, son los biológicos del escultor.

Por ello, cuando se separaron, decidieron que las parejas de gemelos se irían a vivir con sus respectivos padres, unos en México y otros en Valencia, para evitar que ninguno de los progenitores asumiese la custodia total. Cabe destacar que esto ocurrió en el verano de 2018 y que no ha sido hasta las vacaciones estivales de 2019 cuando los menores han podido reencontrarse.

De hecho, este es uno de los aspectos que pretenden resolver en los tribunales, además del dinero que exige el arquitecto en forma de pensión compensatoria por todos esos años dedicado al cantante y a los hijos, a los cuales, pide a la justicia, quiere seguir viendo de forma asidua.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento