Ainara Arquero
Ainara, de 30 años, todavía no sabe cuándo le pagarán. (JORGE PARÍS)

Son casi nueve meses, el tiempo de un embarazo y más de lo que duran muchos contratos temporales. También es eltiempo que lleva en vigor la famosa ley de los 210 euros de ayuda para el alquiler (la llamada Renta Básica de Emancipación), un dinero por el que aún están esperando el 72% de los jóvenes madrileños que ya tendrían que haberlo empezado a recibir.

Desde que se da el 'sí' a la ayuda hasta que se cobra pueden pasar hasta dos meses y medio

Esta subvención, una de las medidas estrellas del Gobierno Zapatero, arrancó el pasado 1 de enero, pero desde entonces sólo han empezado a beneficiarse de ella 2.441 madrileños, apenas el 28% de los 8.720 jóvenes entre 22 y 30 años a los que ya se les había dado el visto bueno para que se les otorgara, según datos anunciados ayer por el Ministerio de Vivienda. En total, hay 6.279 que aún no han cobrado.

A pesar de que la situación está bastante mejor que en mayo, cuando, según publicó 20 minutos, nadie había recibido los 210 euros, el tapón burocrático al que tiene que hacer frente el joven que pida subvención parece casi insalvable: "Desde que se da el 'sí' a la ayuda hasta que se cobra pueden pasar hasta dos meses y medio", reconocen enVivienda, "pero en el primer cobro se pagan todos los meses de retraso a la vez".

Y eso sin contar el tiempo de espera que se ha de pasar hasta que se aprueba la solicitud (tarea de la Comunidad). De las 37.740 instancias echadas a 31 de agosto, 23.135 siguen sin resolverse.

Ainara Arquero: "Esperaré sentada... hay para rato"

"Eché la solicitud el 23 de enero, y hasta hoy no he visto un sólo euro", dice indignada Ainara en una carta escrita a 20 minutos. Su historia con la Renta de Emancipación Básica es toda una odisea a la que aún no ve fin: "A los seis meses de echar la instancia recibí una carta dándome la alegría de que se me había concedido la ayuda, eso sí, sólo la mitad (105 euros) porque como mi chico y yo somos pareja de hecho no contamos como unidad familiar, y no podíamos cobrarla entera", explica.

"Al día siguiente fui al banco a entregar la confirmación y, a las pocas semanas, el banco me envió un email diciéndome que ya habían cumplido todos los trámites y que sólo les faltaba el visto bueno del Ministerio de Vivienda". Desde julio hasta agosto estuvo esperando a que le ingresaran la ayuda..., pero el dinero no llegaba, "hasta que fui otra vez al banco. Allí me dijeron que el Ministerio tardaba mucho, y que no era la primera que venía preguntando. Aún así, esperaré... sentada, porque hay para rato".