Las primeras 130 inmigrantes contratadas en origen para trabajar en la plantación de la fresa en Huelva han llegado a las 17.30 horas a la localidad de Palos de la Frontera, de donde serán derivadas a varios municipios de la provincia onubense.

El portavoz de la organización agraria COAG en Huelva, Eduardo Domínguez, ha explicado que las mujeres han llegado tras un viaje de dos días y medio en autobús desde Rumanía, y los empresarios las estaban esperando para viajar a pueblos como Moguer, Lepe, Palos o Bonares, donde comenzarán esta semana a trabajar.

Para las labores de siembra son necesarios unos 20.000 trabajadores
El viaje ha llegado a Palos "por ser un punto intermedio entre El Rocío y Lepe", los dos lugares más lejanos en la provincia entre sí donde se cultivan fresas. Este grupo de inmigrantes temporeras llega a Huelva una vez agotadas todas las posibilidades de mano de obra local, y tras unas 2.000 entrevistas a desempleados inscritos en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE), de los cuales ha aceptado trabajar en la fresa alrededor de un 29%.

Para complementar las labores de siembra son necesarios unos 20.000 trabajadores, de los cuales un 25 por ciento serán inmigrantes contratados en origen.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE HUELVA