Arcadi España: "Vamos a mejorar la frecuencia de Metrovalencia en julio"

  • El conseller de Política Territorial y Movilidad desgrana el "gran impulso" que quiere dar a Ferrocarrils de la Generalitat.
  • "En el metro nocturno estudiamos mejoras para jóvenes y más frecuencia en Fallas o Navidad", avanza a 20minutos.
  • "La transición ecológica debe ser justa y tener en cuenta los empleos", afirma sobre el cambio de modelo económico.
  • "Coincido con el alcalde en la preocupación por el medio ambiente en el puerto de València".
  • Llegir en valencià.
España, junto a la estación de metro de Xàtiva.
España, junto a la estación de metro de Xàtiva.
EDUARDO MANZANA

Arcadi España (Carcaixent, 1974) ha sido siempre materia gris de la política. Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, fue director de gabinete en varios departamentos del Gobierno central y posteriormente de Ximo Puig, primero en el PSPV-PSOE y después en Presidencia de la Generalitat. Dio el salto de la cocina política a la gestión la llegada del segundo Consell del Botànic en junio del año pasado.

Su conselleria ha perdido Vivienda y ha ganado el apellido Movilidad. ¿Supone su nombramiento un impulso a las políticas movilidad por parte del Consell? Sí. Se trata de significarlo y de seguir avanzando en ese cambio de perspectiva de lo que son las clásicas infraestructuras más físicas y más grises, el ferrocarril, las carreteras y autobuses, e integrarlas dentro de un concepto más moderno, que es el de movilidad. En el centro están las personas, más allá de las infraestructuras, que antes parecía que se hacían como un fin en sí mismo, cuando en realidad son un medio para que los ciudadanos se puedan mover con mayor facilidad y de una forma más eficiente, económica y ecológica.

Ha pasado de la sala de máquinas de Presidencia de la Generalitat a la gestión. ¿A qué lo atribuye? Las razones del presidente para nombrar a sus consellers hay que preguntárselas a él [ríe]. Como todos los presidentes, siempre tiene su propio criterio. En todo caso, sí que es bueno contar con la experiencia que he tenido en Presidencia, porque me ha dado una visión muy amplia y también tengo una red de contactos importante, por ejemplo en el Gobierno de España. Es una experiencia válida para poder impulsar con un poco más de velocidad todos los cambios necesarios en materia de movilidad.

¿Cuáles son las prioridades para estos cuatro años? Hay que dar un gran impulso a Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana. Es la empresa bandera de la Generalitat, la más importante en número de trabajadores, con casi 1.600 personas. En materia de movilidad cotidiana, que es la apuesta de esta conselleria, la que nos lleva al trabajo, a estudiar a la facultad, de turismo o a pasear, el gran reto que tenemos por delante en València y su área metropolitana es la integración tarifaria.

Explicó que se implantará por fases. ¿Hay alguna novedad en el corto plazo? Estamos ya dando pasos. Primero necesitamos la certidumbre de tener unos ingresos por parte del Estado a la Autoridad de Transporte Metropolitano (ATMV). Estamos negociando con Renfe y Adif, porque es una pieza fundamental, y también el Plan de Movilidad (PMoMe), que antes del verano impulsaremos y negociaremos con todos los alcaldes y alcaldesas del área metropolitana.

La idea es acceder con el mismo soporte a todos los medios de transporte. Eso es facilitar la movilidad y garantizar la igualdad entre los vecinos y vecinas de València y del área metropolitana. Sería fundamental que nos pongamos todos de acuerdo y que Renfe se integre junto a Metrobús, Metrovalencia, EMT y las líneas de otros municipios en un único billete, para que puedas tener el mismo descuento y la misma calidad de servicio. Ahora se da la paradoja de que recorrer la misma distancia cuesta un dinero u otro en función del medio de transporte. Compiten entre ellos, es una situación un poco absurda. Si queremos que la gente utilice más el transporte público, pongámoselo fácil.

¿Cómo va el convenio con Renfe? Estamos trabajando y yo veo una disposición muy grande de colaborar con nosotros. Tenemos el problema informático y ver el tipo de tarifas. Por eso hemos planteado que el primer paso sea una tarjeta monedero. Con la misma tarjeta pagas X euros, tienes los billetes y luego la aplicación informática repercute a cada operador los costes. Es una forma de simplificar mucho porque tienes un solo billete. La fase 2 sería integrar las tarifas, los precios.

España, frente a la Estación del Norte de València.
España, frente a la Estación del Norte de València.
EDUARDO MANZANA

¿Mantiene como reivindicación al Gobierno los 38 millones para la ATMV? Sí, por supuesto. Eso sería lo ideal. Es lo que vamos a trabajar y es el criterio que estamos trasladando tanto al Ministerio de Hacienda como al Gobierno de España. Es un trato equitativo con otras grandes ciudades como Barcelona o Madrid. Que las mismas reglas del juego se apliquen también a la Comunitat Valenciana.

¿Lo ve factible? Yo sí. Creo que el compromiso del presidente del Gobierno con la Comunitat es firme. Todo a la espera de una Ley de Movilidad que dé estabilidad a las áreas metropolitanas para tener un calendario de financiación marcado por ley y no por negociaciones parciales en los presupuestos.

Las frecuencias de Metrovalencia son uno de los principales motivos de queja. ¿Mejorarán a corto plazo? Tenemos unas cifras de casi 70 millones de usuarios en 2019, lo cual es un récord histórico en Metrovalencia. Queremos continuar, que cada vez más valencianos y valencianas cojan el metro. Queremos mejorar las frecuencias, que la mejor opción para llegar al centro y moverse por el área metropolitana sea el metro. Para eso hay mucho que mejorar. Tenemos dificultades presupuestarias, de masa salarial, vamos a avanza poco a poco en esa línea.

¿En qué se concretará? Este verano, en julio -es una reivindicación de muchísimos usuarios-, hay que mejorar mucho las frecuencias para que sea un mes como los del resto del año. Aunque es verdad que ese mes los estudiantes ya no van a la facultad, muchísima gente utiliza Metrovalencia para continuar yendo a trabajar, y ahí tenemos que hacer un esfuerzo.

O sea, que la frecuencia en julio será como un mes ordinario y no se recortará. Estamos trabajando en esa línea. Al poco de llegar a la Conselleria, una de las principales reivindicaciones de los usuarios era acabar con esa caída de las frecuencias en el mes de julio. Creo que tenían razón y vamos a intentar equipararlo a un mes cualquiera. Es parte de lo que se entiende por servicio público.

¿Habrá alguna novedad en el metro nocturno? Está siendo un éxito. Casi 600.000 usuarios desde que se puso en marcha. Ha funcionado muy bien. Dentro de la política tarifaria que estamos empezando a estudiar, queremos hacer determinadas acciones para los usuarios que más jóvenes. También estamos trabajando para ver si en algunas líneas podemos mejorar las frecuencias, sobre todo en Fallas, Fin de Año o Navidad.

Una vez se ha anunciado la puesta en servicio de la L10 para el verano de 2021, ¿qué planes tienen para esta línea? Antes de este verano presentaremos lo que tiene que ser el metro del futuro. Estamos trabajando en un plan realista, no quiero que sea algo a tan largo plazo que nadie pueda verlo, para los próximos años, para el que estamos hablando también con municipios del área metropolitana. Ahí estableceremos por dónde tiene que desarrollarse Metrovalencia. Uno de los compromisos es acabar la conexión desde Natzaret hasta el puerto. Tenemos distintos trazados, hablaremos con el Ayuntamiento para ver cuál es el más eficaz y lo impulsaremos rápidamente.

¿Qué planes tienen para las poblaciones más alejadas?Muchos usuarios se quejan de que el metro es poco competitivo para desplazarse a València. Es uno de los aspectos sobre el que también me han llegado muchas quejas. Soy de la Ribera y conozco la línea a Villanueva de Castellón, igual que sucede con Llíria y otras. He dado instrucciones a Ferrocarrils para que también estudie cómo mejorar ese tipo de frecuencias. Se va a estudiar hacer un pequeño apeadero de desvíos para que no sea necesario construir la doble plataforma, sino que con la misma pueda salir un tren y venir otro. Muchas veces cae el número de usuarios que cogen el metro en estos extremos de las líneas sencillamente porque las frecuencias no son competitivas frente al coche u otros medios de transporte.

No es una competencia de la Generalitat, pero ¿qué puede hacer su departamento para mejorar la actual situación de retrasos y cancelaciones en los Cercanías de Renfe? Lo conozco de primera mano porque soy de Carcaixent, me gusta decirlo, y casi todos los fines de semana cojo la línea València-Xàtiva. Sé perfectamente las dificultades que hay, me he encontrado con muchos retrasos yo mismo, he escuchado en los vagones las quejas de muchos usuarios. Lo primero es saber que durante muchos años este país ha apostado muy fuerte y con muchísimos recursos por la alta velocidad. Pero es el momento de las Cercanías y de la movilidad cotidiana y así lo ha dicho el propio ministro de Transportes. Es muy necesario hacer ese plan de choque que dijo el ministro para los Cercanías de València no solo en el material móvil sino también en los maquinistas, que es donde tenemos un grave problema.

España, durante la entrevista con 20minutos.
España, durante la entrevista con 20minutos.
EDUARDO MANZANA

¿Transferir la gestión de los Cercanías a la Comunitat supondría una solución? Tiene sentido que las comunidades autónomas gestionen Cercanías, su propio nombre lo indica. Eso sí, debe ser de una forma ordenada para que eso suponga una mejora del servicio. La transferencia se tendría que hacer en el futuro en base a un buen acuerdo de financiación.

¿En qué punto están las concesiones de las nuevas líneas de autobús metropolitanas? Se ha demorado más de lo deseable. Es un problema importante que estamos solucionando. La Conselleria había avanzado en la definición de las nuevas áreas concesionales y en las mejoras de servicio y de prestaciones. Había mucha conflictividad con el sector, se ha hecho caso a muchos alcaldes y se han mejorado esas áreas. En los próximos meses, antes del verano, empezaremos ya a licitar algunas áreas.

¿Está a favor de los planes de peatonalización y de pacificación del tráfico que impulsan València y otras ciudades? Sí, yo creo que el futuro pasa por ahí y que ya lo vemos en el espejo de otras ciudades europeas. Tiene que ser siempre de una forma progresiva. Hay que mejorar mucho el transporte público, para que si restringes tránsito, los vecinos puedan moverse.

Decía el alcalde de València en 20minutos que le encantaría una solución pactada el puerto de València. ¿La ve posible? La veo posible y necesaria. Leí la entrevista, coincido con lo que dijo el alcalde y con su preocupación por el respeto al medio ambiente de cualquier actuación, por incrementar el transporte y la conexión ferroviaria. Estamos perfectamente en sintonía. Queremos hacer las cosas bien, vigilar, controlar y estar al lado del puerto, de la ciudad y del área metropolitana para que el puerto tenga una relación mejor y esté más abierto a la ciudad.

Por lo que estamos viendo estos días, ¿esa ampliación norte puede tener efecto en las playas con los temporales? La afectación a las costas de la ampliación ya se produce con el dique que está construido desde hace años. Hay que hacer un esfuerzo adicional por parte de todas las administraciones para regenerar y cuidar las playas alrededor del puerto de València.

¿Y respecto a los accesos? Hay un estudio que ha encargado la Autoridad Portuaria. La Generalitat y el Ayuntamiento le pedimos que ahí también se incorporara el ferrocarril, que yo creo que es fundamental.

España, durante la entrevista con 20minutos.
España, durante la entrevista con 20minutos.
EDUARDO MANZANA

¿Es compatible el respeto a la huerta y al litoral con la actividad económica, el modelo turístico y la construcción? Se tiene que reorientar. Estamos en un proceso de transición, no solo de las infraestructuras, sino general: industrial, económica e incluso diría social, porque luchar contra el cambio climático no es solo cosa de las instituciones o de las empresas, sino también de los propios consumidores y ciudadanos. Yo apuesto porque sea justa. No tiene la misma huella económica un dentista que un camionero. El esfuerzo es mayor en el caso del sector del transporte. Hemos de tener en cuenta los empleos de esos sectores. La administración y la UE tienen que ayudarles.

¿Con planes de reconversión? Efectivamente. Por ejemplo, una de las propuestas que estamos estudiando en el caso de los camiones que acceden al puerto de València, donde 40.000 familias viven de esta actividad económica, consiste en un plan para que cada vez tengan un estándar de contaminación más bajo, con requisitos más severos. A la vez, se ayudaría al sector a que pueda modernizar su flota de camiones, que en muchos casos son autónomos. Lo estamos hablando con las autoridades de Competencia de la UE y podríamos hacer un plan que tendría un impacto directo sobre los estándares de emisiones de los camiones en caso de querer operar en el puerto de València. Hacerlo de una forma progresiva, con diálogo con el sector y también ayudándoles a que puedan adquirir camiones que contaminen menos. La transición ecológica no puede dejar a nadie atrás.

Otra diferencia entre los socios del Consell es el caso de Intu Mediterráneo. ¿Cuál es su postura? Es un asunto judicializado. El último paso que hemos visto es el criterio de la Abogacía de la Generalitat para garantizar la seguridad jurídica. Se hizo una petición de aclaración de sentencia y ahora la Abogacía recurre, como sucede casi siempre de oficio cuando hay una sentencia contra la Generalitat. Se trata de que el Tribunal Supremo clarifique algunos aspectos y poder operar con mayor seguridad jurídica.

Si la empresa cumple finalmente los requisitos, ¿se aprobará? Es de absoluto sentido común. Si tienes un marco normativo y una actuación encaja, mientras no lo cambies, debe tener toda la luz verde. No veo otra posible explicación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento