PSA Vigo propone subir sueldos un 0,8 %, conforme al IPC de 2019, y los sindicatos lo ven "totalmente insuficiente"

La dirección del grupo PSA Peugeot Citroën en Vigo ha puesto sobre la mesa una propuesta de incremento salarial del 0,8 por ciento en 2020, conforme al IPC real del año pasado, y subidas vinculadas a este índice en los siguientes tres años, una oferta que los sindicatos han calificado como "totalmente insuficiente".
Línea de montaje en la planta de PSA Peugeot Citroën en Vigo (Pontevedra).
Línea de montaje en la planta de PSA Peugeot Citroën en Vigo (Pontevedra).
PSA VIGO - Archivo

Este jueves se ha celebrado la quinta reunión de la mesa negociadora del convenio de la fábrica viguesa, en la que se han tratado cuestiones económicas, y en la que la empresa ha propuesto un incremento salarial del 0,8 por ciento para este año, y el abono de una prima de convenio de 150 euros no consolidable.

Para los siguientes tres años, la dirección ha planteado la aplicación del IPC del año anterior, de modo que la mitad de la subida se haga sobre las tablas salariales actualizadas y la otra mitad vinculada a los complementos individuales de los trabajadores.

Por otra parte, la empresa también ha propuesto la opción voluntaria de prorratear las pagas extras, y la reducción del tiempo de permanencia de los operarios en el llamado Nivel de Formación.

Asimismo, ha apostado por "favorecer la voluntariedad" del trabajo extraordinario en sábados, mejorar la remuneración en estas jornadas (una mayoración del 25 % con respecto a las horas ordinarias) y dejar a los trabajadores la opción de cobrar las horas, usarlas para reducir su bolsa de horas negativas o descansar. Sin embargo, ha planteado que se extienda la obligación de hacer 15 sábados al año a toda la plantilla (para cuando no haya voluntarios suficientes).

"TOTALMENTE INSUFICIENTE"

Por su parte, la mayor parte de sindicatos del comité han expresado su desacuerdo con los planteamientos salariales de la empresa y, aunque han valorado que se recupere la cláusula del IPC, han denunciado que la subida propuesta es "totalmente insuficiente".

Así lo ha trasladado a Europa Press la portavoz de UGT, Ana Belén Valiño, quien ha recordado que, en los últimos años, los trabajadores de PSA Vigo han perdido un 3 por ciento de masa salarial. "Está bien recuperar el IPC, pero hay que recuperar lo perdido y empezar a ganar", ha advertido.

Por otra parte, ha manifestado su "rechazo rotundo" a la posibilidad de que sea obligatorio que todos los trabajadores hagan 15 sábados al año.

Mientras, el portavoz de la sección sindical de CC.OO., Santiago García, también ha criticado el incremento salarial que ha propuesto la empresa, y ha señalado que este sindicato aspira "a que éste sea un convenio de recuperación" del poder adquisitivo perdido. "Así no se va a conseguir", ha zanjado.

Del mismo modo, también ha mostrado su oposición a la obligatoriedad de los 15 sábados anuales, aunque ha valorado que la empresa pretenda mejorar la retribución en estas jornadas.

UN "INSULTO"

Por su parte, los sindicatos CUT y CIG, que abandonaron la mesa de negociación ante la negativa de la empresa a reconsiderar su propuesta sobre los sábados, han calificado la oferta salarial de la dirección como "un insulto".

La CIG ha denunciado que "la dirección no premia los esfuerzos y sacrificios hechos en los últimos cuatro años", y ha lamentado que el incremento salarial propuesto es incluso "menor que el de los pensionistas o el del Salario Mínimo Interprofesional".

"Y como premio, 15 sábados obligatorios", han ironizado desde la central nacionalista, que han criticado que la posición de la dirección es "una falta de respeto hacia los trabajadores" que "padecen" el llamado "atraco salarial 2014" (en alusión al acuerdo de contención firmado ese año).

Finalmente, Vítor Mariño, de la CUT ha incidido en que la oferta de PSA Vigo sobre los salarios "es un insulto, teniendo en cuenta la situación de la fábrica", y ha subrayado que la aplicación del IPC, a partes iguales, sobre las tablas salariales y sobre los complementos, supondrá que "lo poco que se gane por un lado, se perderá por el otro".

La CUT defiende que se eliminen las dos categorías inferiores en la clasificación de operarios de la planta y, a partir de ahí, que se aplique la subida del IPC más 9 puntos al Nivel 1, el IPC más 8 puntos al Nivel 2, el IPC más 6 puntos al Nivel 3, y elIPC más 5 puntos al Nivel 4.

La dirección de la fábrica viguesa ha lamentado el abandono de CUT y CIG de la mesa negociadora, y ha recordado que ésta es un "marco de discusión constructiva para llegar a acuerdos". Según han añadido fuentes de la planta, para llegar al "equilibrio" entre las diferentes posturas, "el diálogo es el mejor camino".

Mientras, el portavoz de CC.OO., Santiago García, ha recordado que "si el resto de sindicatos de clase también se hubieran levantado de la mesa", la negociación se entablaría solo entre la empresa y "su sindicato corporativo" (en alusión al SIT, central mayoritaria en la factoría). "Y eso no lo vamos a permitir", ha sentenciado.

PROYECTO INDUSTRIAL

En la reunión de este jueves la empresa también ha trasladado a los sindicatos la situación industrial de la fábrica, "muy sólida", con dos líneas de producción y dos "proyectos de gran volumen", y los retos que afronta para el futuro.

Así, PSA Vigo está "plenamente integrada en la nueva estrategia de producto del Grupo", con el proyecto eléctrico P24 (Peugeot 2008) para 2020 y con el proyecto eléctrico de las furgonetas (K9) para 2021. Además, a partir del año que viene se ponen en marcha la hibridación ligera de los proyectos P24 y K9.

Ana Belén Valiño (UGT) ha reconocido que es "muy importante" que la planta de Vigo mantenga una "posición de ventaja" de cara al futuro con respecto a la tecnología eléctrica e híbrida; mientras que Santiago García (CC.OO.) ha señalado que este adelanto del plan industrial ha sido "lo único bueno" de la reunión de este jueves, ya que consolida la apuesta por las nuevas tecnologías.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento