Se llama Raffaella Fico, tiene de 20 años y concursó en la última edición del reality show Gran Hermano en su versión italiana. Y quiere subastar su virginidad por un millón de euros.

Quiere averiguar "si alguien " pagaría para "tenerla"
La chica ha explicado en una entrevista publicada por la revista italiana Chi que no sabe "qué significa el sexo" y que su objetivo es averiguar "si alguien desembolsa" el millón de euros que pide "para tenerme".

Con ese dinero, asegura, podrá realizar sus sueños, como comprarse una casa en Roma y pagarse un curso de interpretación. "Si él (quien pague) no me gusta -ha dicho- me beberé un vaso de vino".

Raffaella, que cree que se sentirá "avergonzada" si alguien acepta, hizo público que era virgen tras ser expulsada de la casa del Gran Hermano después de 64 días de convivencia.