Toro de Osborne
Toro de Osborne en la A-1, asaltado por Greenpeace. (GREENPEACE)

Activistas de Greenpeace han colocado a primera hora de la mañana una mascarilla a un toro de Osborne situado en la A-1, a las afueras de Madrid, para "protegerlo" de las emisiones de gases de efecto invernadero de los automóviles. Los escaladores han descolgado también una pancarta en el cuerpo del toro con el lema "STOP CO2".

Hemos elegido el toro de Osborne como testigo en las carreteras españolas del aumento de CO2

Según ha informado la organización ecologista en un comunicado, esta acción se enmarca en la Semana de la Movilidad Sostenible, que se celebra del 16 al 22 de septiembre.

Según Sara Pizzinato, responsable de la campaña de Transporte de Greenpeace, "hemos elegido el toro de Osborne como testigo en las carreteras españolas del aumento incesante de las emisiones de CO2 de los vehículos, que en España ya representan el 12 por ciento del total y que se han casi duplicado desde 1990".

La próxima semana la Comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo votará un texto legislativo sobre la reducción de las emisiones y, por lo tanto, del consumo de los turismos que se vendan en Europa a partir de 2012.

Con todos estos actos, Greenpeace pretende que los europarlamentarios acuerden un objetivo de reducción de 120 gramos de CO2 por kilómetro para 2012 y que la directiva establezca multas de 150 euros por cada gramo y coche que superen esos límites.