Ramadán
Un hombre leyendo en una mezquita. RTRPIX
Sean musulmanes o no, los habitantes del mundo virtual de Second Life pueden celebrar el Ramadán en una carpa montada por Islam Online, que ofrece todo tipo de actividades típicas de este mes de ayuno en la vida real. Farolillos, incensarios, tapices, alfombras y cojines árabes decoran la carpa, que puede recibir a hasta 150 visitantes a la misma vez.


Entre actividades religiosas y otras de recreo, los habitantes de Second Life pueden vivir un Ramadán virtual desde cualquier parte del mundo.  "El objetivo de la carpa es permitir a los usuarios disfrutar del ambiente espiritual y tradicional de Ramadán, además de dar a conocer el Islam", afirma Ahmed Fathy, uno de los organizadores de la jaima.

Dentro de est emundo virtual no faltan fetuas o edictos religiosos
En el Ramadán de este año, que comenzó en la mayoría de los países musulmanes el primero de septiembre, los usuarios de Second Life pueden escuchar y leer el Corán de un libro enorme colocado en el centro de la carpa. Todos los días se escucha la voz del famoso recitador kuwaití Mishari Rashed Al Afasi enseñando cómo memorizar una parte del Corán, una vez antes del ifta (primera comida para romper el ayuno) y otra por la noche.  "A finales del mes de Ramadán los usuarios ya habrán leído todo el Corán", explica Fathy.

La carpa ayuda también a los nuevos musulmanes con sesiones semanales de consejería, tituladas "Primer año de ayuno", que ofrecen soluciones a los problemas de los fieles que ayunen por primera vez en su vida. Tampoco faltan fetuas o edictos religiosos dentro del mundo virtual, ya que expertos en la Shariá (ley islámica) se sientan en la jaima con los visitantes para responder a sus preguntas.

Después de desayunar, los usuarios tienen numerosas actividades para divertirse, ya que pueden elegir entre jugar al ajedrez o participar en mesas redondas sobre el Ramadán.  Además, se espera que se organice durante este mes un desfile de moda árabe e islámica, que presentará trajes de países como Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Malasia.

De toda la preparación de la jaima, que recibe a unas cien personas al día, se encargan sólo tres jóvenes egipcios de IslamOnline.net.  Uno de ellos se dedica a la protección las 24 horas del día de la carpa de cualquier ataque que pueden lanzar los piratas cibernéticos.