Cuatro meses de prisión para un hombre que golpeó a su perra y la lavó con lejía

  • El tribunal de Bradford (Inglaterra) también le ha prohibido tener mascotas de por vida.
Smiler en una foto de RSPCA
Smiler en una foto de RSPCA
Facebook de RSPCA

Gary Bell, un inglés de 50 años, ha sido condenado a 4 meses de cárcel y prohibición de por vida para tener mascota por maltratar a su perra. Smiler, una bulldog americana, sufrió palizas por parte de su dueño y fue lavada con lejía afectando a su piel y a sus ojos, según cuenta la BBC.

Los vecinos denunciaron la situación y oficiales de la RSPCA  la encontraron apenas consciente en el baño de la casa. Smiler fue inspeccionada por expertos veterinarios que determinaron que sus heridas no se habían producido accidentalmente, sino que se debían a la intención de causar daño y sufrimiento por parte de Bell.

Según la inspectora Sarah Bagley de la RSPCA -una organización inglesa de caridad hacia los animales- la perra tenía numerosas heridas. Entre ellas, dos muy alargadas en la cabeza que necesitaban ser cosidas. También tenía un diente en mal estado que tuvo que ser arrancado y los ojos estaban irritados por la lejía.

A principios de enero fue condenado por un tribunal de Bradford, una ciudad de Yorkshire Oeste, por haber causado un daño innecesario a su perra y no haberle dado la asistencia veterinaria que necesitaba en esa situación. El 7 de enero fue arrestado y el 9 tuvo que abonar 121 libras por los daños causados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento