¿Volverá ahora Meghan Markle a usar su cuenta personal de Instagram?

La duquesa de Sussex durante su visita a Australia en la Ópera de Sidney.
La duquesa de Sussex durante su visita a Australia en la Ópera de Sidney.
GTRES

Con todo el tema del Megxit, muchos se han preguntado qué va a ocurrir ahora con las redes sociales: ¿a quién tienen que seguir siguiendo, valga la redundancia? ¿A quién no? ¿Qué cuentas son las oficiales? Pero, sobre todo, se han han hecho la pregunta del millón: ¿volverá Meghan Markle a usar su cuenta personal de Instagram?

Vamos paso a paso para no perdernos. Meghan Markle dio de baja su cuenta personal de Instagram a principios de 2018, a mitad de su historia de amor con el príncipe Harry, cuando tenía 3 millones de seguidores pero llevaba ya bastante tiempo sin usarlas.

Hizo lo propio también con la de Twitter, lo que se vio entre los expertos como un símbolo de que la familia real quería "silenciar" a la duquesa de Sussex, toda vez que ella había expresado su oposición al Brexit a través de varios tuits y había llamado "misógino" a Donald Trump.

Desde la cuenta de Kensington Palace, se aseguró en un comunicado oficial que la exactriz de Suits estaba "muy agradecida a todos los seguidores" que había tenido "a lo largo de todos estos años" pero que había decidido cerrarlas "porque ya hacía algún tiempo que no las usaba".

Meghan Markle era una asidua a las redes sociales, por lo que siempre se especuló su regreso. De hecho, a finales del mismo 2018, la cuenta de Instagram de la exactriz volvió a estar activa, aunque fue durante un breve período y todo pareció ser fruto de un error.

En aquel momento, sus últimas publicaciones comprendían un poema de la poeta Nayyirah Waheed, una pintada callejera simulando el hashtag #NoBadEnergy ("Sin malas energías") o un cartel en el que se podía leer "En una sociedad que te provee de continuas inseguridades, quererse a una misma es un acto de rebeldía". Además, solía hacer publicidad de su blog de estilo de vida, 'The Tig'.

Tres meses después. Marzo de 2019. Es entonces cuando, con motivo del Día Internacional de la Mujer, Meghan Markle impartía una charla acompañada de otras mujeres como la cantante escocesa Annie Lennox o la exprimera ministra de Australia, Julia Gillard.

En ella no tuvo reparos en aclarar el porqué de su silencio en redes sociales. Y la clave estaba en que tenía otras cosas más importantes en las que pensar: las causas humanitarias. "No leo nada, es mucho mejor así, aunque esa únicamente es mi postura personal. Creo que [leer sobre ti misma] tanto si es a favor como en contra, puede contribuir en cierto modo a alimentar el ruido que nos acompaña últimamente", aducía Markle.

"Es nuestra responsabilidad elegir qué enlaces abrir, qué leer, qué nos interesa, así que depende también de nosotros no participar de la negatividad, ser más positivos y asertivos. En mi caso es complicado, porque yo no formo parte de las redes", confirmó la duquesa. Recientemente se había descubierto que casi el 70% de los comentarios despectivos sobre ella provenían de 'bots' (cuentas falsas) y de perfiles trolls.

Sin embargo, apenas un mes después, en abril, Meghan Markle y el príncipe Harry abren su propia cuenta oficial de Instagram: @sussexroyal. "Bienvenidos a nuestro Instagram oficial. Esperamos compartir el trabajo que nos impulsa, las causas que defendemos, anuncios importantes y la oportunidad de arrojar luz sobre temas clave. Gracias por el apoyo. Harry & Meghan", rezaba aquel primer mensaje. 

Esa es, ahora mismo, la red social principal de los duques, toda vez que no tiene su homólogo en Twitter. Y dadas las circunstancias, no parece que Meghan Markle esté dispuesta a renunciar a ella para recomenzar con su antigua cuenta.

Y es que, si lo que buscan es repercusión mediática para sus causas humanitarias (y es lo que piensan hacer, mes a mes, apoyando una sociedad benéfica diferente: este enero, por ejemplo, es el turno del Movimiento Good News), es inane volver al pasado.

Sobre todo, porque desde que se anunció la escisión de los duques de Sussex de la casa real británica, sus seguidores han aumentado en casi un millón de fans. Porque han pasad de 10 millones con los dieron la bienvenida al Año Nuevo, a los 10,9 actuales, lo que les acerca rápidamente a los 11 millones de los duques de Cambridge, el príncipe Guillermo y Kate Middleton, que siempre habían sido más "populares" en las redes sociales.

Eso sí, la única pega que les están poniendo algunos usuarios a la cuenta de Meghan Markle y el príncipe Harry es que le cambien el nombre, toda vez que ciertos fans consideran que ya no son dignos de llevar el título de duques de Sussex.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento