La calle Fuencarral será peatonal y los vecinos temen que se llene de prostitutas

  • De Hernán Cortés a Gran Vía, una de las zonas más comerciales.
  • Las obras comenzarán en 2009.
  • Vecinos y comerciantes aplauden la medida, pero piden vigilancia.
Montaje de la futura peatonalización de Fuencarral. (AYTO. MADRID)
Montaje de la futura peatonalización de Fuencarral. (AYTO. MADRID)

El Ayuntamiento de Madrid peatonalizará la calle Fuencarral, una de las más comerciales de la ciudad. La vía quedará libre de coches en el tramo entre la calle Hernán Cortes (a la altura del Mercado de Fuencarral) y la Gran Vía.

Las obras comenzarán a ejecutarse en enero de 2009, según ha anunciado Alberto Ruiz-Gallardón en la presentación de la Semana de la Movilidad. En total, 9.731 metros cuadrados dejarán de estar reservados para el tráfico.

Además, el Ayuntamiento sustituirá la fuente que actualmente hay en la Red de San Luis por una réplica del templete que, entre 1919 y 1970, albergó el ascensor con el que se accedía a la estación de Metro de Gran Vía.

Los comerciantes y vecinos acogen la medida con optimismo, aunque advierten que habrá que controlar la prostitución, la delincuencia y los botellones. El presidente de la Confederación de Comercio Especializado de Madrid (COCEM), Hilario Alfaro, aseguró que, "tras el esfuerzo del Ayuntamiento y de los comerciantes para soportar las obras, será un éxito comercial a corto, medio y, por supuesto, largo plazo".

"Inundadas de prostitución" 

El portavoz de la Asamblea Ciudadana del Barrio Universidad (ACIBU), Jordi Gordón, explicó que  están "totalmente a favor de cualquier medida que redunde en la reducción del tráfico, del ruido y de la contaminación". Sin embargo, "Fuencarral y Gran Vía están inundadas de prostitución, que sigue creciendo. Las mafias se adueñan del corazón de Madrid ante la mirada impasible de todo el mundo, así que habrá que estar atento a los deterioros que se puedan ocasionar como consecuencia de la medida", indicó Gordón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento