Alas 10.40 horas los primeros compases de una música inquetante de pianos, guitarras y xilofón marcaban el comienzo del desfile de la firma Devota & Lomba, el encargado de inaugurar la nueva Pasarela de Cibeles, rebautizada como Cibeles Madrid Fashion Week.

La fórmula "Lomba": minifaldas de media capa y sexies gabardinas


El diseñador Modesto y Lomba, que ya anunció su intención de apartarse de las inspiraciones robóticas que protagonizaron sus anterioriores desfiles en Cibeles, ha presentado en esta ocasión una mujer mucho más femenina, donde las influencias de los 70 aparecen en forma de minifalda, vuelo, falditas de media capa, sexies gabardinas y amplios cinturones para marcar la cintura. También los 80 han estado presentes en forma de asimetría y telas voladizas.

Sin embargo, han sido sus prendas más cercanas a la vocación androide, con difíciles pliegues en aristas, los que han causado una mayor impresión entre el público, compuesto por clientes, curiosos y famosos como Paola Dominguín, Carmen Janeiro o José María Álvarez del Manzano.

Los tacones, indispensables, superan los 10 centímentros y aparecen en forma de sandalia anudadas al tobillo.

Los colores para la próxima temporada según Lomba, el gris y el rosa en toda su gama.

Para los hombres, los toques en azul o ultrapink en complementos -calcetines, pañuelo al cuello- son los encargados de aportar el toque innovador en los trajes sastre pitillo, siempre en color gris.