Se derrumba parte del techo del hospital Ramón y Cajal días después de que pasara lo mismo en el Gregorio Marañón

Estado del labotarorio tras el derrumbe.
Estado del labotarorio tras el derrumbe.
CC OO

La historia se repite, aunque la película cambia de escenario. Si hace unos días el hospital Gregorio Marañón fue noticia por el derrumbe del techo de la cocina —que dejó inutilizado el lavavajillas—, este miércoles todas las miradas están puestas en el Ramón y Cajal. ¿El motivo? Exactamente el mismo: el derrumbe parcial del techo del laboratorio. 

El siniestro se ha producido sobre las 12.30 de la mañana, cuando se han "soltado unos puntos de escayola del falso techo" del laboratorio de la planta -1, el de investigación del Servicio de Bioquímica, según han informado fuentes del centro médico a 20minutos.es. "No ha habido heridos y tampoco se han producido daños materiales graves, solo se han visto afectadas una máquina centrífuga, dos neveras y una máquina de hielo". La reapertura del laboratorio se llevará a cabo a primera hora de este jueves, después de que se haya asegurado la zona.

"No es un hecho puntual"

Adolfo García, del sindicato MATS, sin embargo, denuncia que no es la primera vez que sucede esto: "Hace 2 años, pasó algo parecido en el laboratorio endocrino, hace unos días en el Gregorio Marañón. No es un hecho puntual, estas cosas ya no te extrañan". 

Para García, las causas de estos derrumbes son evidentes: se producen por "el abandono" de la Sanidad Pública. "Los edificios han envejecido y desde la crisis no se ha invertido. Es una cuestión de mantenimiento, los hospitales envejecen como las casas". 

Con él coincide la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (Adspm), que aseguran que este hecho "evidencia el abandono del mantenimiento de los centros sanitarios de la Sanidad Pública madrileña que ha hecho que estos se encuentren en un estado de gran deterioro que puede producir accidentes peligrosos para los trabajadores y los usuarios". 

Inquietud entre los trabajadores

García resalta, además, que los empleados del laboratorio afectado se habían quejado desde hacía tiempo de las condiciones del lugar. "Es un espacio que está de obras cada poco tiempo y los propios trabajadores están inquietos porque escuchan ruidos extraños. Hoy, en el momento del derrumbe, a uno de ellos le ha caído arenilla del techo y salió rápido de allí. Unos segundos después se derrumbó. Podría haber sido algo grave". 

Por todo ello, el sindicato MATS exige que se abra una investigación para conocer las causas del mismo y esclarecer si las máquinas de radiología situadas en la planta superior (en la planta 0) han tenido algo que ver, como también denuncia en nota de prensa Comisiones Obreras (CC OO). 

Y es que, de acuerdo con ambos sindicatos, los trabajadores cuestionaron desde el principio la ubicación de un PET-TAC (máquinas de radiología) en la planta superior, puesto que estos aparatos "suelen instalarse en sótanos debido al elevado peso que de lo contrario deben soportar las estructuras sobre las que están apoyados". Tanto es así, que "una empresa externa reforzó hace un año el techo y el suelo que soporta el aparato electromédico, ya que habían aparecido grietas".

El hospital, no obstante, tumba rotundamente esta teoría al asegurar que justo encima de los laboratorios hay un pasillo y no la zona PET-TAC de la que hablan los sindiatos. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento