La Bolsa de Madrid
La Bolsa de Madrid, en una imagen de archivo. ARCHIVO

La bolsa española perdió este lunes el 4,5%, la cuarta mayor caída del año, afectada por el retroceso del sector financiero tras el anuncio de la declaración de la quiebra del banco de inversión estadounidense Lehman Brothers y la compra de Merrill Lynch por Bank of America.

La bolsa española cierra con un nuevo mínimo anual
El principal indicador del mercado nacional, el Ibex-35, bajó 513 puntos, el 4,5%, hasta 10.899 puntos,
nuevo mínimo anual de cierre que implica una pérdida acumulada en este ejercicio del 28,21% y que le devuelve a niveles de finales de enero de 2006.

Todos los grandes valores bajaron: Repsol, el 7,45%, SCH el 6,88%, la cuarta mayor bajada; BBVA, el 6,8%, el quinto mayor descenso; Iberdrola, el 4,64%, y Telefónica, el 3,33%.

El pasado mes de enero, el Ibex registró su peor jornada desde 1987, perdiendo un 7,54%. Sin embargo, en aquella ocasión, la fortaleza de la bolsa española era mayor y el descenso situó los valores en los 12.625 puntos.

Caídas en las bolsas europeas

En Europa, con el euro en 1,417 dólares, Londres cayó el 3,92%; el índice Eurostoxx-50,que agrupa a las 50 mayores compañías de la zona euro, el 3,87%; París, el 3,7%, y Fráncfort, el 2,74%.

La bancarrota de Lehman Brothers y la compra de Merrill Lynch reavivan la crisis crediticia
La bancarrota de Lehman Brothers y la compra de Merrill Lynch por Bank of America reavivaron la crisis crediticia y la bolsa española, que no tuvo hoy la referencia de las plazas asiáticas, cerradas por festividad, comenzó la sesión con una caída superior al 3% que le empujaba al nivel de 11.000 puntos.

Aunque el mercado se recuperaba levemente después de la apertura y aguantaba hasta el mediodía por encima de 11.000 puntos, la sensación de que este nuevo episodio de los problemas del sector financiero estadounidense puede ahondar la crisis económica mundial incrementó las pérdidas de la bolsa.

Ni las intervenciones de los bancos centrales -el Banco Central Europeo (BCE) inyectó 30.000 millones de euros - ni el descenso del precio del petróleo Brent a 91 dólares por barril, en previsión de que los problemas de liquidez del sistema financiero ahoguen más a la economía real, contentaban a la bolsa.