El sistema financiero estadounidense se intenta preparar para la bancarrota de Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión en Estados Unidos, con una serie de iniciativas que incluyen la compra de Merril Lynch por parte de Bank of America.

Con esta adquisición, Bank of America, la primera entidad bancaria del país, consolida aún más su posición de gigante, reforzada ya por una serie de compras anteriores que incluyen el banco hipotecario Countrywide Financial.

La bancarrota de Lehman era segura después de que fracasaran los intentos por encontrar un comprador y esta situación no sólo ha precipitado la compra de Merril Lynch, en una operación que dará como resultado un megagigante bancario, sino también una serie de iniciativas privadas y públicas para intentar proteger el sistema financiero de las consecuencias de la quiebra.

Así pues, un grupo de 10 bancos internacionales, entre los que se cuentan el propio Bank of America, Barclays, Deutsche Bank y UBS, han anunciado la formación de un fondo de 70.000 millones de dólares que servirá de garantía para el sistema financiero.

Medidas de la Reserva Federal

Por su parte, la Reserva Federal ha anunciado una serie de medidas adicionales para apoyar el sistema financiero, entre ellas una ampliación de sus mecanismos actuales para la concesión de préstamos.

Además de la expansión de sus mecanismos de préstamo, la Fed aceptará un abanico más amplio de garantías como aval para esos créditos, dice en un comunicado.