Los jóvenes del Rincón de Beniscornia piden más zonas para poder pasar su ocio

20 minutos ha estado en la pedanía murciana para saber lo mejor y lo peor de vivir en ella.

Entre una maraña de curvas y carriles de la huerta se llega a la pedanía murciana de Rincón de Beniscornia. Un lugar donde la naturaleza convive en armonía con su casi millar de vecinos. Pero el precio de esta tranquilidad es la falta de servicios como instalaciones deportivas, sobre todo, «una pista para jugar al fútbol o al baloncesto en condiciones», aseguran la mayoría de los vecinos.

«Hay una pista con albero, sin luz, con porterías de hierro, que es un peligro para los chavales. Sobre todo, porque tienen que cruzar la carretera para ir a jugar», denuncia Carmen Rosera, portavoz del PSOE en la pedanía. «Al lado han hecho un parque infantil, pero sin paso de peatones», añade.

Sin embargo, Mariano Otín, alcalde pedáneo, asegura que «se está ultimando los trámites para construir una pista deportiva».

«Lo ideal sería que hicieran un campo de césped 3x3», dice Antonio Martínez, un chaval en la plaza de la pedanía. «Sí, te lo van hacer. Lo llevas claro», le dice otro.

Buhobús para los findes

Por su parte, el pedáneo incide en la puesta en marcha, la semana pasada, del servicio del buhobús para que los jóvenes de la pedanía acudan y regresen con seguridad a las zonas de marcha del casco urbano de Murcia sin necesidad de coger el coche.

«Lo que más falta le hace a esta pedanía es que no hay nada para que los jóvenes se diviertan», cuenta Andrés Sánchez. «Sólo tenemos una cafetería», dice otro.

«Se necesitan más tiendas», apunta María José Manzanera, pero «no cambiaría vivir aquí con un piso en el casco urbano de Murcia. Vivimos en contacto con la huerta».

La pedanía se está llenando de nuevos vecinos que residen en dúplex. «No se relacionan con el resto de vecinos y no están empadronados aquí, pero luego sí que piden que se le preste el servicio de basura, alumbrado...», denuncia Carmen Rosera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento