Fue el canal TGRT el que dio la voz de alarma ayer por la noche con un subtítulo en sus pantallas que decía: "Explosión en la plaza Taksim (una de las más concurridas de Estambul), hay muchos heridos".

Sin ningún detalle suplementario, otra cadena llamada Haberturk repitió la información en esos mismos términos, y acto seguido algunas agencias internacionales difundieron la noticia citando incluso a "testigos presenciales" que habían visto "numerosos heridos".

Los ministros de Interior, Abdulkadir Aksu, y de Exteriores, Abdullah Gul, se interesaron personalmente por el asunto y llamaron a la policía de Estambul, para descubrir que la más absoluta calma reinaba en las comisarías de la ciudad.

Dos periodistas detenidos

El asunto terminó con la detención de dos periodistas, que fueron interrogados por la policía como causantes de este escándalo informativo.

Uno de ellos ha reconocido que envió la información después de que se la ofreciera un amigo
Uno de ellos ha reconocido que envió la información después de que se la ofreciera un amigo que supuestamente se encontraba en el lugar de los hechos.

La sucesión de varios atentados en Turquía, en algunos casos causados por independentistas kurdos y en otros por grupos integristas islámicos, ha puesto en alerta tanto a los servicios de seguridad como a los medios de prensa, extremadamente sensibles a las informaciones sobre terrorismo.