Calvo conserva su puesto a la derecha de Sánchez como vicepresidenta primera

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, al inicio de la sesión constitutiva de la Cámara Baja.
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, y la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, al inicio de la sesión constitutiva de la Cámara Baja.
Emilio Naranjo / EFE

El nuevo Gobierno que prepara Pedro Sánchez pasará de tener una a tres vicepresidencias y todo apunta a que podría ser el más numeroso por cantidad de ministros de la democracia. Sin embargo, entre todas estas novedades, sumadas a la mayor, la coalición con Unidas Podemos, Carmen Calvo seguirá siendo vicepresidenta, primera, y como tal conservará su peso político dentro del Ejecutivo.

Como tal, conservará su puesto a la derecha de Sánchez. No solo en el sentido físico, puesto que su silla en torno a la mesa del Consejo de Ministros se sitúa, efectivamente, en el flanco derecho del presidente. También de manera figurada. En ausencia de Sánchez, será Calvo la encargada de presidir el Consejo de Ministros. Y también será la responsable de prepararlo, puesto que a ella seguirá correspondiendo presidir la reunión clave de secretarios y subsecretarios de Estado que cada miércoles ultima los temas que decidirán definitivamente los ministros dos días después.

Moncloa ha confirmado este jueves que Calvo será vicepresidenta primera y que, como hasta ahora, será ministra de la Presidencia y de Relaciones con las Cortes.

Como ya se sabía, pierde el ministerio de Igualdad, que pasa a Irene Montero, de Unidas Podemos. Como novedad, Calvo se hará cargo de las competencia en materia de Memoria Democrática, una rúbrica que cambia su nombre, desde el original Memoria Histórica.

Más allá de la exhumación de Franco

En la pasada legislatura, Calvo ya fue responsable última de los preparativos para exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos y en el nuevo mandato de Sánchez que empieza ahora se las verá con otras decisiones relacionadas con la Memoria. Tras el traslado de los restos del dictador al cementerio de Mingorrubio-El Pardo no se da por cerrada la agenda de reparación a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura.

Según anunció el propio Sánchez el pasado 24 de octubre, tras la exhumación de Franco, el Gobierno es consciente de que en el Valle de los Caídos todavía hay enterrados "34.000 compatriotas", un tercio de los cuales permanecen sin identificar y sin el consentimiento o conocimiento de sus familias. e incluso el desconocimiento de sus familias. 

El Gobierno trabajará para identificar y trasladar estos restos y en su acuerdo con Unidas Podemos se contempla declara el 31 de octubre como día del recuerdo para todas las víctimas del franquismo y el 8 de mayo como el día de reconocimiento a las víctimas del exilio.

Además, el próximo Gobierno se ha comprometido a seguir retirando simbología franquista de los lugares públicos y prohibirá "el enaltecimiento del franquismo en lugares de acceso público". Asimismo, la coalición del PSOE y Unidas declarará nulas las condenas y "sanciones de tribunales, jurados otros órganos penales, adminstrativos o militares" dictados durante la guerra y la dictadura "por motivos políticos, ideológicos, de creencia o de orientación sexual, o expresión de género", reza el texto del acuerdo de coalición.

Como responsable de Memoria Democrática, Calvo también será responsable del compromiso de poner en marcha un programa de exhumaciones de las víctimas del franquismo que siguen en fosas comunes y auditar los bienes expoliados por el franquismo para devolvérselos a sus "legítimas titulares", como el Pazo de Meirás para el patrimonio público.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento