Sánchez trata de diluir a Iglesias nombrando otras tres vicepresidentas

Pedro Sánchez,felicitado por Pablo Iglesias.
Pedro Sánchez, felicitado por Pablo Iglesias.
Juan Carlos Hidalgo / EFE

El Gobierno ni siquiera se ha constituido todavía, pero Pedro Sánchez y Pablo Iglesias ya empiezan a mirarse por el rabillo del ojo. Tal y como confirmó este jueves oficialmente la Moncloa, el líder de Unidas Podemos será vicepresidente segundo, encargado de las áreas de Derechos Sociales y Agenda 2030. Pero su peso en el Consejo de Ministros amenaza con verse diluido, ya que el recién elegido presidente Sánchez ha decidido nombrar otras tres Vicepresidencias, que configurarán el Gobierno con más segundos espadas desde la vuelta de la democracia y que ocuparán Carmen Calvo (Presidencia), Nadia Calviño (Economía) y Teresa Ribera (Transición Ecológica y Reto Demográfico).

Hasta ahora, tanto en el PSOE como en Unidas Podemos se daba por hecho que las Vicepresidencias serían tres: las de Calvo, Iglesias y Calviño. El hecho de sumar a Ribera ha sido justificado por la Moncloa como una forma de demostrar que es una "prioridad del nuevo Gobierno" poner en marcha "políticas con las que se hará frente a los desafíos de la España vaciada". Pero el movimiento ha caído como un jarro de agua fría en Unidas Podemos.

Oficialmente, ni Podemos ni IU quisieron valorar la decisión. Pero fuentes no oficiales moradas admiten que el nombramiento de Ribera ha generado "sorpresa" y "malestar" en las filas de Unidas Podemos, donde se esperaba que solo dos socialistas, Calvo y Calviño, estuvieran al nivel de Iglesias. Para la formación, el problema no es el perfil de la nueva vicepresidenta –una reconocida experta en asuntos de transición ecológica–, sino que la decisión de Sánchez se interpreta como un intento de opacar la figura del líder morado.

Técnicamente, multiplicar las vicepresidencias no supone haber faltado al acuerdo de Gobierno suscrito entre el PSOE y Unidas Podemos, porque lo único que se había pactado en referencia a esa parte del organigrama es que la vicepresidencia segunda sería para Iglesias. Pero en Unidas Podemos, la decisión de Sánchez se ha entendido como una modificación unilateral de la estructura del Ejecutivo, un cambio que no ha sido negociado ni acordado en las conversaciones que se cerraron hace unos días.

En cualquier caso, Unidas Podemos confía en que la potencia mediática de su líder sirva para evitar que quede ensombrecido por sus tres homólogas. Pero la cohabitación no parece sencilla, ya que el ascenso a la Vicepresidencia de Ribera podría incluso generar conflictos competenciales con Iglesias, dado que ella se ocupará de Transición Ecológica y el dirigente morado tendrá asignadas las competencias para desarrollar la Agenda 2030, precisamente encargada de los objetivos de desarrollo sostenible contra la emergencia climática.

Sánchez supera a Zapatero

Con sus cuatro Vicepresidencias, el segundo Gobierno de Pedro Sánchez se convertirá en el que más cargos de este tipo tendrá desde la Transición, superando las tres que nombró José Luis Rodríguez Zapatero en su segunda legislatura (María Teresa Fernández de la Vega, Elena Salgado y Manuel Chaves). Los cuatro gabinetes de Felipe González y los dos de Mariano Rajoy tuvieron un solo vicepresidente, mientras los de Adolfo Suárez, Leopoldo Calvo Sotelo y José María Aznar contaron con dos, igual que el primero de Zapatero.

El anuncio supone, además, el segundo punto de fricción entre PSOE y Unidas Podemos desde que Sánchez fuera investido el pasado lunes. La Moncloa confirmó lo que ya se conocía de forma oficiosa desde hace días: que los cuatro ministerios que controlará Unidas Podemos estarán liderados por Irene Montero (Igualdad), Yolanda Díaz (Trabajo), Manuel Castells (Universidades) y Alberto Garzón (Consumo). Pero lo hizo días después de que estos nombres se publicaran en la prensa, una filtración de la que los socialistas acusan a la formación morada y que no gustó al entorno de Sánchez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento