Putin y Erdogan inauguran el gasoducto TurkStream: transportará combustible ruso a Turquía a través del mar Negro

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, estrecha la mano de su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, tras una reunión en Sochi, Rusia.
El presidente de Rusia, Vladimir Putin, estrecha la mano de su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, tras una reunión en Sochi, Rusia.
Alexander Zemlianichenko / EFE

El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne este miércoles en Estambul con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, para inaugurar el gasoducto Turkish Stream (o TurkStream), que transportará combustible ruso a Turquía a través del mar Negro.

Además, se espera que el mandatario ruso, que llegó anoche a Estambul, hable con Erdogan sobre la situación en Siria y Libia, dos países sacudidos por conflictos armados en los que participan fuerzas de Turquía y Rusia.

Acordado en 2014, el gasoducto Turkish Stream cruza el mar Negro hasta la localidad turca de Kiyiköy, situada en el noroeste del países.

El plan ruso-turco es que en el futuro a través de esta tubería doble se exporte gas a Bulgaria, Serbia, y otros países europeos.

El acto de inauguración contará con la participación del presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

Según informó la emisora CNNTürk, antes de la ceremonia, Putin y Erdogan mantendrán un encuentro bilateral en el que abordarán la tensa situación en torno a la ciudad siria de Idlib, último bastión insurgente en Siria y que escapa al control de las fuerzas del régimen de Bachar al Asad, respaldadas por Rusia.

La crisis humanitaria derivada del conflicto en esa zona, donde Turquía apoya a las milicias opositoras, ha forzado al éxodo de unas 300.000 personas, según la ONU.

Putin realizó ayer una visita de sorpresa a Damasco, donde abordó con el presidente sirio la situación en el norte de Siria tras la invasión militar turca para expulsar a milicias kurdas de la zona.

Por otro lado, ambos mandatarios discutirán sobre la situación en Libia tras la reciente decisión de Turquía de apoyar militarmente al gobierno del Acuerdo Nacional (GNA), liderado por Fayez el Sarraj en Trípoli, contra las milicias del general rebelde Jalifa Hafter.

La intervención de Ankara en Libia, que ha comenzado ya esta semana con el envío de 35 soldados, podría generar fricciones con Putin, pues Moscú apoya a Hafter, almirante que ha lanzado una ofensiva por el control de la capital, Trípoli, y controla ya una gran parte del territorio del país árabe.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento