Veinte ministerios, mucho contenido social y paridad: las claves del primer Gobierno de coalición en España

El candidato socialista Pedro Sánchez quien logró este martes la confianza del Congreso para un nuevo mandato como presidente del Gobierno, al lograr una estrecha mayoría de 167 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones, los para los medios gráficos junto al líder de Unidas Podemos, Pablo iglesias.
Sánchez posa junto al líder de Unidas Podemos, Pablo iglesias.
EFE/Juan Carlos Hidalgo

Coalición. Esa palabra tan nueva y tan antigua a la vez. Tan usada en la política y tan extraña en España. Y es que el país estrena esa fórmula de Gobierno con PSOE y Unidas Podemos compartiendo responsabilidades. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias serán las cabezas visibles del Ejecutivo resultante de la sesión de investidura celebrada este martes en el Congreso. El plan y la estructura del poder compartido plantea una serie de claves. ¿Cuáles son?

El Gobierno con más ministros desde la Transición

Veinte. Ese es el número de ministerios que está previsto que tenga el nuevo Gobierno. Serían tres más que los diecisiete que ha tenido el Ejecutivo íntegramente socialista (que ya era uno de los que más tenía en toda Europa). El hecho de tener que dar cabida a Unidas Podemos en el Gabinete empuja a Pedro Sánchez a desgranar responsabilidades -por ejemplo, puede que separe Trabajo y Seguridad Social-, aunque eso podría llevar a que alguna cartera de Podemos no tenga peso importante en el Gobierno.

El de Sánchez e Iglesias será el Gobierno más amplio desde la Transición. Calvo Sotelo y Adolfo Suárez también llegaron a veinte carteras en los primeros Ejecutivos que se crearon tras la muerte de Franco. Era una época en la que España se estaba reconstruyendo, y las funciones tenían que estar muy repartidas.

Ahora, Sánchez recupera ministerios como el de Consumo (que recaerá en la figura de Alberto Garzón), pero además tendrá tres vicepresidencias. Aznar, por ejemplo, llegó a formar gabinetes con solo 14 ministerios y dos vicepresidencias, como también tuvo José Luis Rodríguez Zapatero, con Solbes y Fernández de la Vega siendo sus escuderos.

Carteras y contenido de tinte social

Precisamente Consumo evidencia el camino elegido por Sánchez e Iglesias sobre lo que quieren de su Gobierno: que sea lo más social posible. En ese aspecto gana peso el papel de Podemos. Y es que los morados tendrán en sus manos las carteras más sociales, además de la vicepresidencia de su líder. Con contenido económico, solo Trabajo estará bajo el paraguas del socio minoritario en la coalición.

Ambos dejaron claro que quieren un Gobierno en coalición basado en la "justicia social", el "progreso del país sin dejar a nadie atrás" y el "diálogo". Así lo dejaron claro en la firma de su acuerdo. "Presentamos un programa de Gobierno para defender y ampliar los derechos sociales y los servicios públicos, hacer políticas feministas y preservar el medio ambiente", dijo el propio Iglesias.

Paridad: continuismo con el plan de Sánchez

En su primer Ejecutivo, Pedro Sánchez apostó por la paridad. Y así va a seguir siendo en el Gobierno que forme con Unidas Podemos. Irene Montero y Yolanda Díaz son las elegidas por los morados. Por parte del PSOE seguirán, si nada cambia, sentadas en el Consejo de Ministros Carmen Calvo, Nadia Calviño, María Jesús Montero, Teresa Ribera, Dolores Delgado, Margarita Robles o Isabel Celáa. Queda por conocerse el papel de Magdalena Valerio, Reyes Maroto o Luisa Carcedo. En total, siete ministras casi seguras y la posibilidad de otras dos o tres.

Quedan, eso sí, algunas vacantes. Pedro Sánchez tendrá que buscar un ministro o ministra de Exteriores que sustituya a Josep Borrell, ahora Alto Representante de la diplomacia europea. Para ese puesto suenan desde José Manuel Albares, que era su número dos, hasta Luis Planas, actual ministro de Agricultura. Tampoco se descartan las opciones de Irene Lozano y Cristina Gallach. También tendrá que elegir una figura para Política Territorial. Suena con fuerza el expresidente del Senado, Manuel Cruz.

Un Ejecutivo...¿destinado a ser inestable?

Con todo, las cartas están encima de la mesa. En esa mesa de negociación y diálogo que sustenta el acuerdo del PSOE con ERC para la investidura. ¿Esto que significa? Que la deriva, el ritmo y la viabilidad de la legislatura depende precisamente del partido independentista. "Sin mesa no hay legislatura". Así de claro hablaron desde Esquerra. Y esa es la realidad. Por ello, el Gobierno parece destinado a ser inestable, y se va a jugar su funcionamiento no solo en los Presupuestos, sino también en las propuestas que salgan de la fórmula elegida para Cataluña.

De todos los elementos del acuerdo, ese es el que más irrita a la oposición, que acusan a Sánchez de apoyar su Gobierno "y el futuro de España" en los secesionistas. Además, para sacar adelante las cuentas, el Ejecutivo tendrá que garantizarse el apoyo de numerosos partidos (como ya ha tenido que hacer para la investidura). El PNV, BNG, Teruel Existe...y por supuesto ERC tendrán la llave para que los Presupuestos den continuidad a la legislatura. Solo cabe recordar que la convocatoria electoral del 10-N vino motivada por la falta de apoyo a unas cuentas pactadas por PSOE y Podemos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento