Entre las 17.30 y las 22.30 horas del miércoles y, entre las 11 y las 14.20 horas del jueves se concentrará la llamada operación salida del puente de la Diada, con 500.000 vehículos del área metropolitana de Barcelona en la carretera y con 1.369 controles de tráfico, en los que participarán 1.941 mossos d'esquadra.

Las dos vías que se prevén más transitadas serán las autopistas AP-7 y C-32
El Servei Català de Trànsit iniciará a las 15 horas del miércoles un dispositivo especial que busca mantener la
baja cifra de muertos en la carretera este mes de septiembre. De hecho, el lunes se produjo la primera víctima mortal. El operativo finalizará el próximo domingo a las 24 horas. La intención es conseguir que, tanto la salida como el retorno, se hagan de una forma escalonada, evitando así las grandes retenciones.

La mayoría de los desplazamientos por carretera de los barceloneses para este puente de la Diada se harán hacia la Costa Brava, la Costa Daurada y las zonas de montaña de Lleida y del norte de Barcelona. En este sentido, las dos vías que se prevén más transitadas serán las autopistas AP-7 y C-32.

Trànsit espera que las mejoras introducidas en algunas vías puedan contribuir a minimizar los accidentes durante este puente. En este sentido, destaca la apertura del tercer carril de la AP-7 desde la barrera del Mediterrani, pasando por el Vendrell, y hasta llegar a Salou, así como el desdoblamiento de la C-35 entre Vidreres y Llagostera.

Alcoholemia y radares

Los casi 1.400 controles que habrá en la carretera incidirán en la alcoholemia (476); en la obligatoriedad del casco y el cinturón (407), en el respeto de los límites de velocidad (267) y en la vigilancia de los transportes (219). Habrá 70 puntos de regulación del tráfico y 266 zonas críticas con presencia de mossos.