Cimadevilla
Falta la fuente del Auditorio desde hace más de un año. R. A.
«En un prado del Cerro de Santa Catalina, frente a la calle Atalaya, hay un barrizal enorme por culpa de un escape de agua y se ha formado todo un embalse. Otras zonas, en cambio, tienen el césped amarillento porque no han regado en todo el verano». Nacho Currás, portavoz de la Asociación de Vecinos de Cimadevilla, enumera una de las
muchas quejas que han puesto en pie al barrio, en el que residen 2.903 gijoneses.

Según el vecindario, el Ayuntamiento ha descuidado el manteniemiento de la zona, pese a que es una de las más turísticas de Gijón. Cientos de personas visitan a diario el Elogio del Horizonte y las casas de los pescadores, pero no hay ni una fuente donde beber y el único baño público que había en el barrio lleva más de un año cerrado.

Los vecinos han propuesto al Consistorio ideas para mejorar este área. Una de ellas es dar un uso público a las casamatas del Cerro, unos 600 metros cuadrados de construcciones subterráneas militares que, actualmente, sirven como almacén al a Empresa Municipal de Limpieza.
Pese a todo, Cimadevilla se prepara para recibir miles de visitantes ya que este viernes comienzan las fiestas de los Remedios y la Soledad.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GIJÓN Y OVIEDO