Cuando el reloj marque las 2.30 de la madrugada, el casco antiguo enmudecerá.

Esa es la hora fijada por el Ayuntamiento para que los chiringuitos de San Mateo apaguen la música durante la semana.

Los fines de semana y víspera de festivos, el horario se alargará hasta las 5.30 horas.

Además, durante los 10 días que durarán las fiestas, los técnicos del Ayuntamiento se encargarán de realizar mediciones para comprobar que ninguno de los chiringuitos exceda los decibelios permitidos: de 70 a 75 hasta las 12 de la noche y entre 60 y 65 de una a 5.30 de la madrugada.

Si no respetan la normativa de ruidos, los 14 chiringuitos se enfrentarán a sanciones que van desde la privación del derecho a poner música durante 24 horas, hasta la prohibición de volver a instalarse el año que viene.

También se han comprometido los chiringuitos a utilizar vasos de material desechable, a respetar los horarios de carga y descarga (hasta las 11 de la mañana), a mantener limpios los aseos portátiles que instalará el Ayuntamiento en el casco antiguo y a ocuparse de la limpieza de la parcela en la que estarán ubicados.

Todo, para tratar de reducir las molestias para los vecinos.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJÓN