Nuevo premio y golpe sentimental para la ganadora de la edición de este año de Operación Triunfo, Virginia, a la que hoy uno de los patrocinadores le ha regalado un coche "muy grande y muy bonito". Una pena que no pueda disfrutarlo ya con su novio, pues la relación entre ambos ha finalizado.

Tras el concurso, Virginia ha experimentado grandes cambios profesionales, pero también personales, pues su relación con el que fuera su pareja ha terminado. Pese a ello, la artista dice sentirse feliz en lo personal.

"Yo también lo hubiera elegido en negro", afirmaba esta mañana mientras mostraba orgullosa la llave de su nuevo vehículo.  El único problema es que Virginia no tiene aún permiso de conducir, así que según las palabras de la cantante "cuando tenga un momento tendré que ponerme a estudiar".