"Cuando vienen a visitarnos a casa algunos familiares nos preguntan, ¿pero vosotros donde vivís?", cuenta Paco Martín, uno de los vecinos de la zona de la ciudad que está entre el Puerto y la Alameda. "Muchas prostitutas son las de siempre, son conocidas".

El vecindario de esta área del centro de la ciudad sigue sufriendo el problema de la prostitución cada noche. El presidente de la asociación de vecinos Centro Sur, Pedro Pérez, afirma que desde Semana Santa ha ido aumentando el número de prostitutas, "también por el buen tiempo". "Hay siete u ocho esquinas en las que se colocan. Son un centenar, aproximadamente".

Sobre todo son mujeres, aunque también hay hombres travestidos que ofrecen sexo a cambio de dinero. Además de las situaciones de vejación personal y marginalidad que vive cada una de esas personas, Pérez critica la inseguridad de la zona.

La ordenanza

"En el distrito Centro nos han dicho que en septiembre va a salir un borrador de la ordenanza contra la prostitución", indica el dirigente vecinal. La intención de confeccionar esta norma municipal se anunció en enero de este año. Permitirá que la Policía Local pueda perseguir y multar a los clientes.

En esa línea, el Ayuntamiento planteó en febrero una campaña consistente en carteles con el texto "Ellos contribuyen a la degradación de este barrio. No seas cómplice".

Algunos se adhirieron a las paredes de los comercios de la Alameda de Colón, pero Martín asegura que la campaña se quedó "en nada". "Para acabar con esto hace falta voluntad política: querer hacer las cosas".

Sin embargo, fuentes municipales apuntan que la ordenanza va con retraso porque es una norma "trasversal a muchas áreas" y compleja.

A principios de año, la asociación Médicos del Mundo difundió un informe en el que señalaba que la prostitución callejera en Málaga había descendido. Las meretrices ejercían ahora más desde clubes de alterne y pisos particulares debido a la presión de los vecinos.

Entonces se destacaba que quienes vendían su cuerpo se concentraban sobre todo en el polígono Guadalhorce, mientras que un reducido número seguía en la Alameda de Colón. Aproximadamente el 90% de estas personas son inmigrantes.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MÁLAGA