Los técnicos e ingenieros reforzarán el sistema de bombeo y extracción situado en la nave incendiada en el polígono de O Gorxal, en la parroquia viguesa de Cabral, para evitar que, si llueve con cierta intensidad, no se vuelvan a filtrar al río Lagares sustancias químicas que todavía permanecen almacenadas en una de las empresas que estaba instalada en dicha nave.

Así lo explicó hoy el alcalde de la ciudad, Abel Caballero, quien afirmó que la concejal de Medio Ambiente entró en la nave de la empresa QuimiZor y pudo comprobar que todavía quedan productos químicos en las estanterías del almacén, así como restos de producto por el suelo.

No obstante, aclaró que esa inspección ocular se hizo por decisión personal de la concejal, ya que los bomberos y la Policía Local no permitirán el acceso a la nave de ningún trabajador porque "no hay garantías de seguridad".

A ese respecto, Caballero señaló que, aunque se ha habilitado una balsa para recoger los líquidos que aún salen de la nave incendiada, en previsión de que la lluvia pueda provocar nuevas filtraciones, se tomarán otras medidas para impedir que lleguen nuevos contaminantes al río.

Así, ya se ha desviado el caudal del Lagares en su parte alta para impedir que el agua limpia se mezcle con posibles aportes contaminantes; además, se construirán unas canaletas para separar las aguas pluviales normales de aquellas que se mezclen con las sustancias químicas que siguen en la nave. Esta agua sucias se recogerán en una arqueta nueva, según explicó Caballero.

Por otra parte, el alcalde explicó que se continuará con el derribo de la instalación incendiada, con la retirada de parte de un muro y varias planchas de latón, aunque reconoció que ahora el riesgo "es menor". En todo caso, un retén de bomberos supervisa periódicamente la zona para controlar la evolución de la estructura.

Licencias

En cuanto a la ausencia de licencias por parte de las empresas que desarrollaban su actividad en esta nave, el alcalde insistió en que los técnicos del departamento de Urbanismo siguen investigando la situación legal de estas instalaciones.

Con todo, Abel Caballero reiteró que la reconstrucción de la nave debe hacerse de acuerdo con lo marcado en el Plan General de Ordenación Municipal para esta zona, y que "sólo podrán funcionar empresas con licencia". "Hay que estar a lo legalmente establecido, seguir la normativa", aseveró.

Reunión con vecinos

El alcalde, así como los concejales de Vías y Obras, Limpieza, Medio Ambiente, Empleo, Urbanismo y Distritos, mantuvieron hoy un encuentro con los vecinos de los bloques próximos a la nave siniestrada, para ponerles en contacto con los responsables de los diferentes departamentos y escuchar sus demandas.

Los vecinos trasladaron al alcalde su inquietud y preocupación porque se pueda volver a instalar una empresa de productos químicos en el polígono, y reclamaron una reunión con el concejal de Urbanismo, José Mariño, para conocer el futuro urbanístico de la zona. Asimismo, pidieron que, aunque se mantengan vallas de seguridad en el perímetro de la nave incendiada, se deje un acceso al lavadero que hay en sus inmediaciones.

Por otra parte, reclamaron que se mantenga la zona industrial "que genera riqueza y empleo", aunque pidieron que no se permita la instalación de firmas que no tengan licencias, así como sistemas antiincendios y bocas de riesgo eficaces para casos de emergencia. También reclamaron la mejora del sistema de saneamiento de aguas, ya que es el original desde que se construyeron las viviendas, hace 54 años.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO