Zoë Kravitz, hija de Lenny Kravitz, desvela por fin el vestido de novia que lució en su boda

Zoe Kravitz en la 'premiere' de la segunda temporada de 'Big Little Lies'.
Zoë Kravitz en la 'premiere' de la segunda temporada de 'Big Little Lies'.
Evan Agostini / GTRES

La actriz Zoë Kravitz, hija de Lenny Kravitz, contrajo matrimonio con su pareja, el también actor Karl Glusman el pasado mayo en una ceremonia privada e íntima. Pero luego, en París, a finales de junio, celebró una preboda... y poco después una boda por todo lo alto.

En esa segunda celebración de alto copete del enlace, Kravitz lució un vestido de novia que solo pudieron ver los allí presentes, que en su mayoría eran amigos y amigas del mundo de la farándula, tanto de ella como de su padre, dado que esta se celebró en el inmenso ático que posee el cantante en el distrito 16 de la capital francesa.

En aquella mansión la lista de invitados fue asombrosa: sus compañeras de reparto en la serie de HBO Big Little Lies Nicole Kidman, Reese Witherspoon, Laura Dern y Shailene Woodley; las parejas formada por Cara Delevingne y Ashley Benson y Aaron y Sam Taylor-Johnson; intérpretes de la talla de Denzel Washington, Eddie Redmayne, Marisa Tomei, Annabelle Wallis, Chris Pine o Donald Glover. 

Muy especial para ella fue que estuviesen también Jason Momoa, el nuevo novio de su madre, la actriz Lisa Bonet, y con quien su padre se lleva a las mil maravillas ("es como un hermano para mí", ha dicho) o la española Goya Toledo, que acompañó a su marido, Craig Ross, guitarrista de Kravitz.

Pero en aquel entonces solo se pudo ver el vestido que usó en la preboda (y que causó sensación): unas mallas de ciclista blancas combinadas con un top de seda y un vestido de cóctel hecho a ganchillo y con perlas firmado por el diseñador Danielle Frankel.

Sin embargo, parece que seis meses después ya ha salido a la luz el vestido que llevó y, con tantísimas expectativas que había puestas en él, no ha decepcionado. Sobre todo por una razón: es cien por cien Kravitz.

La primera pista llegó hace una semana cuando Zoë felicitó por Instagram al diseñador Alexander Wang con una fotografía de él custodiando, en el apartamento parisino de su padre, y al fondo una de las prendas que usó en la preboda...  y dos vestidos más.

Ahora por fin se ha desvelado y el primer vestido ha quedado como algo icónico: un modelo de bailarina de ballet. Amplio escote tipo barco acabado en tirantes, talle alto y una falda midi voluminosa que llega hasta el tobillo, lo justo para dejar ver unos zapatos de tacón bajo, ideales para simular unas zapatillas de danza.

Para finalizar el toque artístico, una diadema con lazo pequeño que adorna el moño bajo, recogido y sencillo y que seguramente también fuera culpa del estilista Andrew Mukamal, que también ha revelado fotografías de momentos antes de la boda.

Y luego llegó un segundo atuendo para el momento de bailar. Es decir, para el convite. Este segundo vestido de novia es, sin lugar a dudas, mucho más actual y simple: corsé corto que dejaba los hombros y el bajo abdomen al aire y una falda de tubo de seda blanca que estilizaba el conjunto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento