Un hospital tiene el permiso del juez para desconectar a una bebé de 11 meses, en contra de la voluntad de la familia

Imagen de la pequeña Tinslee Lewis.
Imagen de la pequeña Tinslee Lewis.
TEXAS RIGHT TO LIFE

Un juez de Texas (EE UU) ha respaldado el informe del hospital Cook Children's Medical Center de Fort Worth en el que se considera que una bebé de 11 meses nacida con un extraño defecto en el corazón, y que ha permanecido ingresada desde su nacimiento prematuro, "debería permitírsele perecer de forma natural y en paz".

La niña, llamada Tinslee Lewis, lleva desde el pasado mes de julio en parada respiratoria y varias máquinas a las que permanece conectada le realizan las funciones de su corazón y pulmones.

Este jueves, el jueves ha dado permiso al centro hospitalario para desconectar a la pequeña de las máquinas que la mantienen con vida. Según el informe médico, "incluso con las medidas más extraordinarias que hemos tomado, Tinslee continúa sufriendo". 

El argumento del magistrado permite a los sanitarios a "tomar la decisión más compasiva y médicamente apropiada para Tinslee, que lucha con dolores diarios por sobrevivir".

La familia de la niña, sin embargo, se encuentra "con el corazón roto". "El juez básicamente ha dicho que la vida de mi hija no merece la pena. Me siento frustrada porque cualquier persona en ese juzgado querría más tiempo como yo si Tinslee fuera su hija", ha relatado la madre a NBCNews.

La familia, a través de un comunicado publicado por la asociación en contra del aborto 'Texas Right to Life', que representa a los padres de la niña, ha anunciado que recurrirá la decisión del juez. "Espero que podamos seguir luchando por proteger a Tinslee. Se merece el derecho a vivir", dijo su madre.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento