Modelos de silla peligrosos
Algunos de los modelos de carrito calificados de peligrosos (FACUA) FACUA
La organización de consumidores FACUA advirtió este martes sobre la peligrosidad de diez modelos de sillas de paseo para niños por "diversos defectos o irregularidades en su fabricación que implican riesgo de lesiones diversas, mala postura, atrapamiento, asfixia o accidentes por fallos en los sistemas de frenado".

En una nota, la organización señala que se trata de los modelos de las marcas Nurse (referencia 14 Happy Plus), Coelstra (modelo Zippo 1), Hauck (modelo Speed Sun), Bruin (modelo T2004), Alu (referencia 9987), Chicco (modelo Multiway), Carrefour (referencia 1302N), BBY (modelo Optimits), Comptine y Greater Win Limited.

Hay riesgo de lesiones, mala postura, atrapamiento, asfixia o accidentes por el frenado

En este sentido, FACUA recomienda a los usuarios que posean uno de estos artículos que acudan al establecimiento donde lo adquirieron para proceder a su devolución con el argumento de su peligrosidad y de que las autoridades de Consumo han ordenado su retirada del mercado.

Las sillas de paseo han sido incluidas a lo largo de 2008 en el sistema de alerta rápida para los productos peligrosos de la Comisión Europea (Rapex, por sus siglas en inglés), ha advertido la mencionada organización de consumidores, que agrega que ocho fueron notificadas por las autoridades españolas y una por las lituanas.

Fuentes del Ministerio de Sanidad y Consumo han recordado que al estar incluida la advertencia en el Rapex "las autoridades competentes ya habrán tomado las medidas necesarias".

Peticiones de FACUA

  • FACUA recuerda que lleva años "reclamando que las asociaciones de consumidores formen parte de la citada red de alerta", que en España coordina el Instituto Nacional del Consumo (INC), de manera que reciban la información sobre las irregularidades en los productos a la vez que las autoridades.
  • La organización también considera que el Ministerio de Sanidad y Consumo debería establecer un protocolo para facilitar que los consumidores reciban la información sobre los productos peligrosos que se detectan en el mercado.