Un grupo de personas asaltó la madrugada del lunes al martes mediante el método del alunizaje una perfumería ubicada en la Avenida de Bruselas, próxima al Parque de las Avenidas, en el distrito de Salamanca, logrando hacerse con gran cantidad de productos cosméticos y de perfumería.
Los autores del robo escaparon pero la Policía recuperó el botín

Los hechos se produjeron cerca de las 5.20 horas cuando los asaltantes se dispusieron a robar mediante el alunizaje el citado establecimiento, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Los ladrones empotraron el vehículo que conducían contra la puerta metálica del local con el fin de hacerse un hueco por el que acceder al interior de la tienda y llevarse la mayor cantidad de productos posible.

Empotrado contra un muro

Tras cometer el delito, los sospechosos huyeron en un vehículo de alta gama. Gracias al fuerte dispositivo preventivo que hay en la capital para este tipo de delitos, que incluye helicópteros policiales, el vehículo fue localizado durante la huida y perseguido hasta que colisionó en los túneles de la M-30.

El propietario espera poder abrir mañana, aunque tardarán dos días en reponer la puerta

Los agentes desplazados hasta el lugar lograron recuperar el botín sustraído. En estos momentos, los efectivos policiales buscan a los autores del alunizaje que, a pesar de los diversos avatares, han conseguido darse a la fuga.

Según los vecinos de la zona, la perfumería pertenece a la cadena M&M Perfumerías, y aunque esta tienda en concreto no había sufrido con anterioridad ningún suceso de estas características, sí lo había hecho otro local de la misma cadena situado en otra ubicación. 

Reponer los desperfectos cuanto antes 

El afán del propietario del negocio era reponer cuanto antes los artículos para poder reabrir la tienda mañana miércoles, a pesar de que el cambio de la puerta de acceso al local no estará lista hasta dentro de un par de días, según le indicaron los cristaleros que trabajaban tomando medidas esta mañana.

Algunos vecinos de la zona escucharon el estruendo causado por el impacto del coche contra la puerta, y esta mañana encontraron la explicación a ese ruido. Este era el caso de una señora mayor residente en el mismo bloque en el que lo está el negocio, que salía a la calle acompañada de su cuidadora. Ellas oyeron el ruido, pero no se imaginaron que se debiese a un alunizaje.

Los vecinos escucharon el ruido pero no se imaginaron que fuese un alunizaje

Otros, en cambio, ni siquiera oyeron el golpe, pero tampoco se mostraron extrañados por el robo. Así lo indicó un vecino del mismo bloque pero cuya casa está orientada a la fachada contraria. "Este es un barrio relativamente tranquilo. Ya he escuchado casos de robos en un local de esta misma calle, o en la joyería", dijo.